ERPI

Comunicados

COMUNICADO NACIONAL # 35

Al pueblo de México
A los Poderes de la Unión
A los Partidos políticos
A las organizaciones Político Militares de Izquierda

La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo.
Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste.
El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho
de alterar o modificar la forma de su gobierno.
Artículo 39, Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


La crisis institucional y el presente conflicto político han sido ocasionados desde todos y cada uno de los poderes de la Unión. Instituciones autónomas (IFE), además de partidos políticos, alto clero de la iglesia católica, medios informativos, empresarios y grupos de ultraderecha han contribuido debido a sus intereses particulares, que nada tienen que ver con las demandas, necesidades y anhelos del pueblo de México.

El vacío de poder que se generó a partir del 1 de diciembre de 2000 tiene su fundamento en el carácter empresarial que se intentó imponer a la conducción de un país. De ninguna manera puede funcionar una sociedad y mucho menos una como la nuestra, plural y multicultural sobre la base de la empresa privada.

El rumbo neoliberal del país en gran parte es el reflejo de su clase política que viene entregándolo todo al capital transnacional y aceptando en todo momento la línea política de los Halcones estadounidenses. Cada una de las secretarías de gobierno ha manipulado las leyes para poder dejar en manos privadas las inversiones públicas lesionando cada vez más la microeconomía.

La omisión y olvido de una Política internacional basada fundamentalmente en la Doctrina Estrada y la máxima del Benemérito de las Américas "Entre los individuos, como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la Paz" nos tiene confrontados con los pueblos histórica y culturalmente más identificados con el nuestro.

Sin embargo los poderes de la Unión, en consonancia con la oligarquía, sostienen en todo momento que los que los mueve es su amor por México y por amor (como en la guerra) todo se vale, inclusive el fraude cometido desde la alteración de actas, relleno de urnas, ratón loco (prácticas priístas, de las que por cierto conocen mucho Camacho Solís, Monreal, Cota Montaño y por lo visto los panistas también), hasta la manipulación cibernética para presentar como presidente a Fecal que asumiría el cargo con una ilegitimidad escandalosa, tanto en lo nacional como lo internacional y una legalidad también en tela de juicio.

El estado de derecho al que tanto aluden pero violentan en todo momento, es aplicable sólo a un cierto sector de la "sociedad", ese sector es el Pueblo, que soporta todo el peso de un estado represor, inculto e incluso ignorante de la realidad que vive la Nación; un pueblo con un crecimiento económico y una "estabilidad" ficticios y que día con día hacen más difícil una vida digna; donde la canasta básica es más raquítica, con salarios humillantes y prestaciones laborales que tienden a desaparecer. Además, instituciones como el IMSS, ISSSTE, empresas como PEMEX, CFE y LFC son saqueadas con el único propósito de terminar por entregarlas al capital privado, es decir, la inversión extranjera.

Agravios como Pasta de Conchos, SICARTSA, Cananea, muestran la verdadera cara del gobierno del "cambio" con la complicidad de líderes sindicales; en San Salvador Atenco y Oaxaca la complicidad es con mandatarios de otros partidos pero la cara es la misma, represión e intolerancia e incapacidad para dar soluciones. Estos hechos muestran también su verdadera vocación entreguista, violatoria de la legalidad y la Constitución al permitir las condiciones inhumanas en las que las y los trabajadores mexicanos nos desempeñamos.

La explosiva situación en Oaxaca ha sido alimentada por un gobierno despótico y con tintes de dictadura, que enfrentado con los diversos grupos políticos y de poder de su propio partido "han soltado a los perros (a sus perros)" y la ola de violencia alcanza ya a un gran porcentaje del pueblo oaxaqueño, particularmente a los integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca. Las legítimas demandas del magisterio han desembocado en una crisis política y social debido a la actitud y la vocación represora que ha caracterizado a los gobernantes priístas "dueños de la Revolución Mexicana".

El estado mexicano en su desesperación por seguir manteniendo el actual estado de cosas se ha empeñado en frenar el desarrollo de la lucha social y para ello ha incrementado el entrenamiento y la movilización de grupos especiales para reprimir al pueblo organizado y no organizado.

Sin embargo, en la República no pasa nada.

Por estas y otras características:

Al pueblo de los Estados Unidos Mexicanos:

Llamamos al pueblo de los Estados Unidos Mexicanos, ante la usurpación y la putrefacción del sistema de partidos que una vez más recurre al engaño y a la corrupción, a organizarse e incrementar su grado de participación y construir nuevas formas organizativas, formas de poder popular. Llamamos también a luchar contra la imposición de un presidente espurio; y a convertir esta la lucha en la lucha contra la impunidad, la imposición, y la conculcación de derechos políticos fundamentales, que han costado sangre en los movimientos revolucionarios de la independencia, la Reforma y la Revolución Mexicana de 1910.

Al pueblo de Oaxaca:

Lo conminamos a continuar con la lucha que llevan actualmente combinando la resistencia pacífica con el ejercicio de la autodefensa integral dado que los agravios se han acumulado. Y no es esto una actitud provocadora ya que es el pueblo organizado quien decide las formas de resistencia y autodefensa.

Al Ejército Federal:

No es "demandando a no dividir al pueblo de México" sino asumiendo no formar parte de dicha división, por lo que te decimos a ti integrante del Ejército Federal mexicano que no reprimas o asesines a tu Pueblo del cual provienes porque seguramente más temprano que tarde te ordenarán hacerlo; no lo hagas, no dispares, no manches tus manos con la sangre de ese pueblo del cual formas parte y que hoy se levanta a lo largo y ancho de nuestra querida patria; no obedezcas las órdenes de tus superiores, rebélate o deserta pero jamás asesines a tus hermanos del pueblo, porque tu también eres oprimido, explotado y vejado por los oficiales que defienden los intereses de la oligarquía. No permitas que te obliguen a definir estar al lado del pueblo o convertirte en asesino. Y si en un momento te encuentras frente a las unidades guerrilleras de nuestro ERPI, no dispares, nuestros combatientes no lo harán si tu no lo haces, no tenemos porque pelear entre hermanos o entre padres e hijos, dirijamos nuestro fusil hacia nuestros enemigos comunes que son la oligarquía y su gobierno. Apelamos pues al buen juicio y a la conciencia nacionalista y popular que seguramente aun existe en el ejército, tanto oficialidad como tropa. Aquella oficialidad y tropa que decida combatir en contra del pueblo, no sean parte de la Guerra Sucia y que asumamos los Protocolos, tratados internacionales y acuerdos sobre la Guerra civil con ética y honor militar, sin prisioneros torturados y golpeados de cualquiera de las partes.

Al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación:

Y a ustedes señores ministros del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, TEPJF, les decimos que sabíamos que no podían hacer otra cosa que no fuera obedecer a sus amos y seguir fielmente sus dictados para que los intereses de los señores dueños del dinero queden intactos, por muchos alegatos que le digan a los mexicanos era predecible su fallo. La iglesia en manos de Lutero.

A los diferentes Partidos políticos:

A ustedes señores diputados y senadores de los diferentes partidos políticos que deciden sobre como manejar la política neoliberal del sexenio en turno. En sus campañas proselitistas para llegar a sus curules y repartirse las mieles del poder han prometido resolver los principales problemas de México, pero una vez logrando sus metas muy personales lo único que han demostrado a cabalidad es su falta de congruencia política entre lo que prometen y lo que hacen una vez estando en sus puestos, su falta de compromiso con la gente que puso sus esperanzas en ustedes y que al final lo que hacen es olvidarse de ese pueblo, su desprecio por la ética y la moral política porque para ustedes lo que cuenta es su ganancia política y económica olvidando los principios del partido que los propuso, sino el pragmatismo puro donde cada quien actúa conforme a sus intereses y necesidades políticas no importando si actúan contra la gente que votó por ustedes. Aunado a esto la corrupción y el maiceo en que han caído la mayoría cuando por dádivas y por dinero aprueban iniciativas lesivas a la sociedad y al Pueblo.

No nos queda otra alternativa que nosotros y todos aquellos millones de mexicanos que anhelamos una patria nueva sigamos construyendo los instrumentos que sean necesarios para que en su momento seamos capaces de barrer de una vez por todas a esa oligarquía que hoy nos explota y nos margina de nuestros más elementales derechos.

A las organizaciones Político Militares Revolucionarias:

Por todo lo anterior llamamos a todas las organizaciones armadas revolucionarias que existen en México a unir esfuerzos para que entre todos enfrentemos al enemigo común partiendo del principio de objetivos comunes, es decir, lo que nos une y no lo que nos diferencia, y a la coordinación en la acción ya que la realidad así lo exige. Luchando siempre al lado, no adelante y no detrás sino a la par de ese pueblo heroico que es el pueblo mexicano, es lo que nos dará la pauta a seguir en la lucha revolucionaria y no ahondar las diferencias con descalificaciones innecesarias.

¡CON EL PODER POPULAR, EL PUEBLO UNIDO VENCERÁ!

Dirección Nacional del
Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente, ERPI.


República Mexicana a 5 de septiembre del 2006

Introducción | Documentos | El Paliacate | Contáctanos |

E.R.P.I. 2009 La información aqui publicada es de libre distribucion, siempre y cuando la fuente sea citada.