ERPI

INTRODUCCION

( El Financiero, No. 5298, Suplemento Especial, Sábado 6 de noviembre de 1999, portada y páginas 31 a 33)

Equivocada, la estrategia contra la insurgencia en Guerrero: ONG

por Alejandro Suverza /José Reveles

Para combatir efectivamente a los grupos armados en Guerrero es fundamental cambiar las condiciones sociales y económicas de los campesinos, afirman organizaciones no gubernamentales en ese estado.

Actualmente los gobiernos federal y estatal siguen un camino equivocado, pues para acabar con grupos como el Ejército Popular Revolucionario (EPR) y Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) pusieron en marcha una estrategia de guerra.

Denuncian que en La Montaña y Costa Chica no estar con el partido en el gobierno significa pertenecer el EPR o al ERPI, a tal grado que algunos municipios de Guerrero son considerados caldo cultivo de la guerrilla, a veces por el solo hecho de que militantes de esas organizaciones hicieron acto de presencia.

Por otra parte, de acuerdo con documentos de la coronel Aurora, a los que tuvo acceso EL FINANCIERO, el ERPI critica al EPR por "el espejismo propagandístico, la autocomplacencia y las mentiras al pueblo".

 

El EPR y las criticas de la coronel Aurora

    • Describe débil y de bajo crecimiento al Ejército Popular Revolucionario
    • Temían los disidentes ser ejecutados por el grupo guerrillero
    • Expone las razones por las que surgió el ERPI
    por José Reveles
     

    Ejército Popular Revolucionario (EPR) no pudo revertir sus vicios de origen: el espejismo propagandístico, la prepotencia, la autosatisfacción, las mentiras al pueblo, las calumnias y la manipulación.

    Con esas cualidades describe al EPR la coronel Aurora, Gloria Arenas Ajís, hoy presa en el penal de máxima seguridad de Almoloya de Juárez, en escritos que dirigía a la comandancia del grupo guerrillero.

    Era febrero de 1997. Se gestaba entonces la ruptura en la dirección de ese movimiento armado que dio nacimiento, casi un año después, al Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).

    El fantasma de las ejecuciones, rondaba entre el EPR "oficial" y los guerrilleros disidentes que fundarían el ERPI.

    Aurora le escribía al Comité Central del Partido Democrático Popular Revolucionario (PDPR), núcleo de dirección del EPR) que no planteaba sus puntos de vista personalmente, sino en un escrito, por varias razones, entre otras:

    "Sí, llegamos a temer que el no comprender o el no aceptar que prácticamente toda la estructura de Guerrero tomó unida esta decisión (de escindirse) pudiera llevarles a revivir la idea de la posible ejecución como solución viable. Por eso optamos por mantenernos, durante un tiempo al menos, fuera de su alcance. Y por eso mismo hemos estado atentos a sus reacciones. Deseamos su comprensión."

    La dirigencia del ERPI, en efecto, se mantuvo lejos del alcance de sus excompañeros de armas, pero no de los cuerpos de inteligencia del gobierno, que aprehendieron a Aurora y a su compañero Jacobo Silva Nogales (comandante Antonio).

    Según una carta que envió por correo electrónico Laura Silva Arenas, hija de ambos, los dirigentes erpistas habrían sido capturados en su casa de la colonia Balcones del Valle, en San Luis Potosí.

    En Chilpancingo, en una casa de seguridad de la colonia PRD, fueron arrestados Fernando Gatica Chino y Felícitas Padilla Nava, presentados ante el Ministerio Público como Carlos García Rosales y Ofelia Flores Nava.

    Un comunicado de la nueva dirección del ERPI (comandantes Hermenegildo, Santiago, y coroneles Emiliano y Cuauhtémoc) afirma que Carlos y Felícitas son ajenos al grupo rebelde y sólo resguardaban materiales y atendían reuniones ocasionales de los guerrilleros.

    EL FINANCIERO tuvo acceso a los documentos en los que los fundadores del ERPI exponen sus razones para romper con el EPR. El escrito de la coronel Aurora, de origen universitario y al parecer contemporánea del subcomandante Marcos, se intitula Ustedes y nosotros: dos EPR.

    "Compañeros, hay ahora un hecho real al cual no es posible dar marcha atrás o negar o intentar darle explicaciones acríticas, cómodas y triviales: existen en nuestro país dos EPR."

    El EPR "oficial", escribió, "está en una situación crítica por su bajo crecimiento y su debilidad real. ¿Cómo continuar en una organización que ante nosotros se fue transformando en otra cosa, en algo que no es el partido al que nosotros ingresamos y al que juramos lealtad?", se preguntaba 11 meses antes del rompimiento definitivo.

    La coronel Aurora hace referencias a calumnias que se dejaron correr en contra de los disidentes del EPR por una supuesta toma de dinero de la organización y también por la presunta intención de asesinar a un comandante, Nico.

    "El hecho de que se maneje eso ante la militancia, justificaría posibles represalias de ustedes hacia algunos compañeros nuestros."

    Gloria Arenas Ajís ahora está en prisión. En su escrito a la dirigencia del PDPR-EPR hacía una crítica demoledora:

    "Cuando finalmente tomamos la decisión de dividirnos de ustedes, muy difícil para nosotros, primero pensamos en entregarles el trabajo de Guerrero y nosotros seis (mandos principales, más buena parte de las bases) dedicarnos, fuera del partido, a continuar nuestro trabajo de organización en otro lado.

    "Pero, ¿cómo pensar que ustedes podrían sacarlo adelante y aun hacerlo crecer si vemos lo que está pasando en Oaxaca, en el Valle de México, en Puebla, en Veracruz, en Michoacán, etc.? ¿Cómo confiar que podrían si sabemos que ustedes tienen otra metodología, otra visión que no resultaría con nuestra gente?"

    En otro documento titulado ¿Escuchan, compañeros?, el ERPI alude al marcado descenso en el número de combatientes en Oaxaca, la disminución y arresto de otros en el Valle de México y un aumento mínimo de efectivos en Chiapas.

    Aurora desmenuza el origen de las desviaciones que observa en el EPR, a causa de sus orígenes en el viejo PROCUP:

    "Si quieren cambiar, háganlo compañeros; despójense ya de la marca de origen, de aquella serie de defectos percibidos por (en) todos aquellos que tuvieron alguna relación con el PROCUP: de las actitudes de prepotencia, de autosuficiencia, de autosatisfacción, de mentir al pueblo y a nuestras bases y a nuestra militancia, de hacer creer que somos como debiéramos ser, de sustituir la realidad con la imagen y conformarse con ella."

 

Introducciòn | Documentos | El Paliacate | Contàctanos |

E.R.P.I. 2006 La informaciòn aqui publicada es de libre distribucion, siempre y cuando la fuente sea citada.