La Alternancia: El Arreglo del Sistema Neoliberal (Revista Número 0)
 
Octubre/Noviembre de 2000

CARTA DE INTRODUCCIÓN

Estimados amigos:
Con un saludo fraternal, el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente les anuncia la publicación de nuestra nueva revista de formación y difusión, revista que entra al mundo (tanto virtual como no virtual) sin título. En este envío se les hace llegar su primer número; acérquese, conózcalo y fórmese una idea de nuestras ideas, opiniones e inquietudes. Pensamos que contiene algo para todos: análisis del momento actual, reflexiones sobre la realidad política y social, planteamientos de pensadores que deberían interesar a todos los que se preocupan por y piensan en el cambio, paseos por la historia, pinceladas, en fin nuestras voces detrás del paliacate.
Para iniciar la lectura de la revista les invitamos a pasar a la Editorial donde encontrará la filosofía y los objetivos que motivan su elaboración. Les recordamos que es de amplia circulación, que va dirigida, además de a nuestra militancia y bases, a toda la sociedad mexicana y a todos nuestros amigos extranjeros. Esperamos que provoque reflexión y debate y que al fin de cuentas sirva para avanzar los esfuerzos democrático-revolucionarios por construir una nueva y mejor sociedad.
Sus comentarios y contribuciones son bienvenidos y, lógicamente, su continuada recepción de la revista es estrictamente voluntaria. Si no desea recibir los futuros números, avísenos para sacar su dirección de la lista de distribución. En todo caso, más que eso esperamos poder iniciar una relación de intercambios constructivos.
Respetuosamente,
 
Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente
noviembre del 2000
http://tierra.ucsd.edu/erpi
erpi@tierra.ucsd.edu
 
 

 

 

ÍNDICE 
 
 
EDITORIAL
La información y la nueva concepción del mundo: A crear, estudiar y transformar
MOMENTO ACTUAL
La alternancia: El arreglo del sistema neoliberal (Comunicado número 21)
DETRÁS DEL PALIACATE
Comité Estatal de Guerrero: Comunicado #1
Denunciamos el Plan Colombia y refrendamos nuestra solidaridad con la lucha de los ejércitos insurgentes y el pueblo Colombiano
NUESTRO PENSAR
Posición del ERPI con relación al Diálogo: ¿Hacia un diálogo o una mala paz?
La democracia neoliberal y el fraude
EL ERPI Y LAS ELECCIONES:
Reflexiones sobre una tarde en el Zócalo asoleado
Ganadores y Perdedores el 2 de julio: El proyecto neoliberal y el proyecto revolucionario
Vida política
HACIENDO CAMINO
El impacto político y social del neoliberalismo
James Petras
http://www.eurosur.org/rebelion/petras/impactoneo.htm
La Monarquía Universal
Eduardo Galeano
TELESCOPIO
El conflicto colombiano, a un paso de la vietnamización Carlos Fazio
http://www.jornada.unam.mx/2000/ago00/000829/025n1mun.html
El Kursk y el desmantelamiento de Rusia
Cavallo: Verdugo vestido de empresario
CONOCIENDO A...
Las FARC-EP: 30 años de lucha por la Paz, Democracia y Soberania
http://burn.ucsd.edu/~farc-ep , En la sección de 'Historia'
PINCELADAS
Comunsentimina
Hombre color de barro
Del amor y la revolución: Tácticas y estrategias líricas de Mario Benedetti
PASEOS POR EL TIEMPO
13 de septiembre
16 de septiembre
MEGÁFONO
Un intercambio y un llamado a contribuir
 
 
 
 
NOTA: La inclusión de todos los artículos de esta publicación es exclusiva decisión del Consejo Editorial . El criterio para la publicación es la afinidad de nuestros pensamientos y no necesariamente algún compromiso político de los autores.

IMPORTANTE: Esta revista está dirigida a todos los ciudadanos de este país, quienes tenemos derecho a la información, a la libre expresión y a ejercer nuestra libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia (derechos plasmados en los Artículos 6 y 7 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos), y del mundo. Advertimos: La lectura y/o posesión de esta revista no significa militancia en nuestra organización. Por lo tanto, cualquier medida represiva es estricta responsabilidad del gobierno.


 
La información y la nueva concepción del mundo:
A crear, estudiar y transformar
 
Saludos compas, simpatizantes y amigos en general; bienvenidos a nuestro boletín (aun sin bautizar ¡qué escándalo!) de formación y difusión. Con este boletín n°0, el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente inicia un nuevo esfuerzo informativo, democrático, participativo y crítico. A través de este medio, buscamos ofrecer conocimientos que tanto en su forma como su contenido aporten a la amplia y plural transformación de nuestra sociedad.
 
¡Y qué falta nos hace! Nos encontramos ante una ofensiva neoliberal que pone en peligro todos nuestros logros políticos, sociales y culturales. Y como si fuera poco, los poderosos pretenden el nocaut con la imposición del pensamiento monopólico que sentencia la desaparición de alternativas, eliminando el acceso a información que invita a la reflexión para el cambio. En nuestro país, se fortalece el criminal modelo neoliberal con la alternancia bipartidista pactada. Váyanse a sus casas, nos dicen, apaguen sus mentes y enciendan la televisión, que la democracia ya está aquí. A nivel mundial, imponen, a espaldas de la gente, el dominio del gran capital por medio de paquetazos que la oligarquía y sus administradores aceptan felizmente. Y cuando los pueblos resisten, como lo demuestra el caso colombiano, al que prestamos especial atención en este número, el imperialismo no piensa dos veces en emplear la fuerza militar directa.
 
Para hacerle frente a estas agresiones, el ERPI propone y trabaja hacia la construcción del poder popular. Avanzamos en la creación de nuevas formas de organización, nuevas instituciones y prácticas y una nueva cultura y ética revolucionarias con las que el pueblo, en las comunidades, en los barrios, en las escuelas y los lugares de trabajo, en fin en todas las áreas de la vida social, pueda enfrentarse al establecimiento y edificar la nueva sociedad. La alternativa, y los métodos y prácticas que se empleen en el camino, han de basarse en las relaciones horizontales y autónomas y en el respeto del pluralismo, la participación y dirección democrática desde abajo.
 
Y claro, un elemento esencial del poder popular es la información. No puede existir un verdadero poder alternativo en manos del pueblo si la información, su producción, distribución, contenido y acceso, no se democratizan y manejan por la misma gente trabajadora que lucha por el cambio. La incongruencia de una alternativa forjada desde abajo pero con el conocimiento arrojado desde arriba pervertirá y frenará el gran proyecto, basado en una nueva concepción del mundo, que empezamos a montar. Parafraseando la consigna de loables revolucionarios de hace un siglo, ¡toda la información para el pueblo!
Y esperamos que este boletín cumpla ese propósito. Será una herramienta para la formación política del movimiento en su conjunto. En sus números incluiremos escritos, tanto nuestros como de personajes y movimientos 'externos', de escasa o nula circulación en los grandes medios, que ofrecen maneras frescas, anti-dogmáticas de concebir y practicar el cambio revolucionario. Pero no solamente presentaremos información crítica y alternativa a nuestra militancia, a las comunidades insurgentes, a los luchadores del movimiento social, en fin a todos los albañiles del poder popular; promoveremos además que todos juntos aportemos a y definamos su contenido y formato.
 
Así, en este espacio iniciamos una relación de doble vía con el movimiento revolucionario y el pueblo. Por un lado ofrecemos información amplia (es decir firme en sus principios y propósitos revolucionarios pero nunca sectaria) para nuestra preparación individual y colectiva. Por otro, esperamos sus propuestas, iniciativas y visiones. Es de este modo que lanzamos nuestro boletín de difusión y formación: difundiendo y formando de abajo hacia arriba, de arriba hacia abajo y de un lado hacia el otro. Creémoslo, leámoslo y, con esta arma en nuestras mochilas, manos y mentes, construyamos el poder popular.
(Ir arriba)
 

DETRÁS DEL PALIACATE
Comité Estatal de Guerrero: Comunicado #1
Este comunicado se refiere al caso de secuestro de Raúl Astudillo en el estado de Guerrero. La señora Violeta Campos Astudillo, esposa de éste, declaró que el ERPI es el autor del secuestro y quería atentar contra su vida. También alude a la detención en agosto de dos perredistas, Ismael Padilla Nava y Azucena Pasión, quienes son acusados de pertenecer al ERPI y ser autores del secuestro.
 
A LA OPINIÓN PÚBLICA:
A LA FAMILIA ASTUDILLO:
 
El día 18 del mes y año en curso en diversos medios de comunicación estatales aparecieron notas donde la señora Violeta Campos Astudillo, miembro de la conocida familia priísta Astudillo de nuestro estado pide al ERPI que respete la vida de su esposo y ofrece negociar para poner fin a el secuestro de que es víctima desde hace casi dos meses, durante una entrevista manifiesta que después de la detención de Ismael Padilla Nava y Azucena Pasión, supuestos secuestradores de su marido, también afirma que el ERPI le ha hecho llegar un comunicado donde le amenazan a ella y a toda su familia.
 
Ante semejantes imputaciones y distorsiones nuestro ERPI aclara lo siguiente:
1.- Negamos que Ismael Padilla Nava y Azucena Pasión sean miembros o dirigentes de nuestra organización, lo que se evidencia es una vez más el intento desesperado por parte de los cuerpos de seguridad para pretender vincular a nuestro ERPI con este tipo de actividades.
2.- Nos deslindamos de cualquier amenaza a la familia Astudillo, ésa no es nuestra práctica.
3.- No es a nosotros a quienes la señora debe pedir la libertad de su esposo, sino a aquellas que realmente lo tienen en su poder.
4.- Ante la incapacidad policiaca, es probable que los detenidos (Ismael y Azucena) sean chivos expiatorios para tratar de dar resultados y junto con ello hostigar a dirigentes sociales como paso preparatorio de una escalada represiva en varios municipios del centro del estado de Guerrero.
Ya está visto que la fabricación de culpables y la tortura siguen siendo la regla de oro de las policías mexicanas, y vincular a los movimientos sociales con la insurgencia armada son parte de la guerra sucia que se vive en nuestro país.
¡CON EL PODER POPULAR, EL PUEBLO UNIDO VENCERÁ!
COMITÉ ESTATAL DEL ERPI
Estado de Guerrero a 22 de Agosto del 2000.
(Ir arriba)
Denunciamos el Plan Colombia y refrendamos nuestra solidaridad con
la lucha de los ejércitos insurgentes y el pueblo Colombiano
 
g_pannog.jpg (12110 bytes)
Si lo ven que viene, palo al tiburón,
Palo pa' que aprenda que aquí si hay honor.
Si lo ven que viene, palo al tiburón,
Pa´que vea que en el Caribe no se duerme el camarón.
Si lo ven que viene, palo al tiburón,
Pa´que no se coma a nuestra [Colombia la flor].
-Rubén Blades
 

Volvió a temblar en nuestra América y hasta acá se sintió el estremecimiento. Al pisar tierra en Cartagena de Indias, Colombia, epicentro del nuevo sismo, Clinton y su belicista dream team sacudieron el continente entero con las funestas ondas de esta última intervención imperial: la injerencia directa y descarada en nuestros asuntos; la regionalización, vietnamización y kosovización (guerra aérea) de la agresión; el intento de supeditar la política externa de los países vecinos; la sustitución del anticomunismo por la lucha contra el narcotráfico como pretexto para la intervención.

El militarista Plan Colombia que el emperador inauguró formalmente el 30 de agosto es la culminación de la conjugación de los intereses de la oligarquía colombiana, del Pentágono y el complejo militar-industrial de EEUU, de su visión geoestratégica y de la última ofensiva neoliberal del gran capital del norte. Con el recrudecimiento del conflicto, puesto en sus justas y reales dimensiones por Carlos Fazio (La Jornada, 29-31 de agosto), pretenden garantizar el control oligárquico del Estado Colombiano, abatir un formidable reto al 'nuevo orden mundial' impuesto por Washington, asegurar el dominio político y económico de Latinoamérica, incluyendo la tan preciada joya de la Cuenca Amazónica, y alimentar las megaganancias de los fabricantes de armas gringos. Este proyecto de guerra, último recurso neoliberal ante la digna resistencia de un pueblo, financia y arma a un ejército violador de los derechos humanos y a los paramilitares genocidas; provocará decenas de miles de muertes y una aguda crisis de refugiados y desplazados.
 
Por solidaridad con el pueblo colombiano y por los principios de soberanía y justicia que defendemos, los compas del ERPI repudiamos y denunciamos esta brutal intervención. ¿Qué impedirá que el día de mañana, EEUU no se apoye en los mismos pretextos de estabilidad y 'guerra contra las drogas' para aplastar las justas luchas en México u otro país hermano? A los pueblos americanos no nos queda más que manifestarnos activa y combativamente contra este cataclismo y sus posibles repeticiones. Si no se logra impedir su puesta en marcha, a pelear con todos nuestros medios y métodos contra tales agresiones imperialistas. Confiamos en que el pueblo colombiano y sus hermanos del continente lograrán superar esta difícil etapa para construir una paz digna y soberana. Finalmente, a los heroicos combatientes bolivarianos de las FARC, el ELN y el EPL, el ERPI humildemente les ofrenda firmes alientos fraternales para enfrentar los duros días que se avecinan.
(Ir arriba)

NUESTRO PENSAR
La democracia neoliberal y el fraude

Se sabe que la supuesta 'transición democrática' en México, como en otros países latinoamericanos, que tanto se glorifica en los medios de comunicación e instituciones gubernamentales no es tal. También existe la creencia que el único factor determinante de que haya una falla en un sistema democrático es si ocurre un fraude electoral. Pero esta suposición trae consigo muchos limitantes, tanto para el análisis del carácter fraudulento de la democracia neoliberal como para el accionar de los movimientos sociales y revolucionarios...

El fraude no debe ser solamente entendido como un fenómeno estrictamente electoral sino, más globalmente, como algo sistémico, algo inherente bajo un régimen anti-democrático. En pocas palabras, el fraude puede ocurrir antes y después de las elecciones también, dependiendo del sistema social de una sociedad. Este ensayo intentará definir el fraude democrático, describir sus parámetros, lo dentro del contexto histórico que se vive en México actualmente
.
A continuación, se harán algunas suposiciones entorno al fraude. El fraude político ocurre cuando alguien o un grupo, sea una organización social o un partido político, tienen la fe o confianza de participar o no en un proceso supuestamente justo (por ejemplo elecciones) solo para después sentir engaño u desconfianza por irregularidades (léase: plenos crímenes) e injusticias cometidas durante tal proceso. Tomando en cuenta lo anterior, cabe mencionar que el fraude puede aparecer en distintos ámbitos, no solamente en lo electoral sino también en lo económico, en lo social, etc. Por lo tanto, si se extiende el concepto de fraude a algo sistémico, tendrá un mayor alcance en nuestra comprensión del proceso 'democrático-neoliberal' que vivimos hoy. Lo importante aquí es identificar el proceso fraudulento, sus características, sus parámetros y desde luego, los mecanismos para erradicarlo.
 
Puede que un fraude sea una anomalía -- un día en que los contadores de votos no contaron bien porque se acostaron tarde la noche anterior por decirlo -- y en dado caso, se puede llevar a cabo una medida anti-fraudulenta simplemente acostándose más temprano. O puede que un fraude sea ya algo sistémico - en numerosos procesos electorales, en distintas regiones, siempre hay anomalías; en tomas de decisiones importantes nunca se permite una participación popular; siempre que se expone un fraude no se investiga a fondo (si es que se investiga); si se denuncia un fraude se reprime, etc. En este caso, el fraude ya no es nada más una anomolía en un proceso sino más bien forma parte de él. Aquí, la medida anti-fraudelenta no es simplemente crear mecanismos para contrarrestar varios tipos de fraude, que en muchos casos terminan legitimando el proceso (y, por lo tanto, la anomalía), como el IPAB o el IFE. Lo adecuado sería identificar al proceso, en este caso un sistema social, en su totalidad como fraudulento y proponer y construir un nuevo proceso que no permita un fraude.

Muchas veces, el sistema social, o mejor dicho, los poderosos que están a cargo de administrar un sistema social definen los procesos supuestamente democráticos. El fraude, en sí, aunque parezca raro a simple vista, no es necesariamente propio de una democracia capitalista, puede también ocurrir bajo otro sistema social. En el siglo pasado, bajo regímenes llamados socialistas, efectivamente ocurrieron fraudes.1 Lo clave es conocer y analizar las características y estructuras de un determinado sistema social. Bajo sistema x, ¿Cómo se estructura el poder (político, económico, social)? ¿Cuáles son los mecanismos responsables de llevar a cabo procesos políticos, judiciales, legislativos, sociales y económicos? ¿Quiénes participan en los procesos políticos? ¿Cuál es la relación entre el poder y el pueblo? ¿Se queda el pueblo al margen de decisiones, de procesos políticos, aunque nominalmente participan en ellos? ¿Existe un conflicto de clases, en dónde una clase dominante sistemáticamente excluye a otras de los procesos que conforman un sistema social?

Algunas precisiones entorno al fraude, y su relación con las estructuras de un sistema social, podrían ayudar en el análisis de estas preguntas. Como muestra la historia, un fraude puede ocurrir tanto en sistemas multi-partidistas como en uni-partidistas. Hay varios casos históricos que muestran que, tanto en sociedades 'socialistas' como en sociedades capitalistas, la estructura uni-partidista del Estado y los mecanismos de mediación entre el Poder partidista y el pueblo se prestaban al fraude. Generalmente, en las sociedades socialistas de influencia soviética, se decía que no había necesidad de formar múltiples partidos o, en algunos casos, de llevar a cabo elecciones pues el partido único representaba a los intereses de los obreros cuándo realmente una clase burocrática tomaba las decisiones. Hubo fraude en el sentido de que, si bien hubo democracia social y económica para las masas, no lo hubo en el campo político (el buró político se encargaba de tomar las decisiones políticas). En cuanto a sociedades capitalistas uni-partidistas, como el caso de México hasta 1988, el partido (PRI) administró el desarrollo del capitalismo dentro del Estado, corporativizando a distintos sectores sociales, creando una especie de clientelismo, controlando a la economía y política nacional a favor de la oligarquía, llevándose a cabo elecciones para legitimar a la dictadura uni-partidista. En este tipo de sis tema, en donde se excluye o controla sistemáticamente al pueblo, la corrupción se vuelve endémica. En ambos casos, el fraude ocurrió, básicamente, por la relación anti-democrática entre el partido único (dominante) y el Estado, sus instituciones políticas, su estructura económica, y los pobres mecanismos de mediación entre el poder partidista y el pueblo.
 
La segunda hipótesis es que el fraude también puede ocurrir en un sistema pluripartidista -- lo que actualmente está pasando en México. Y es que aquí, si se extiende el concepto de fraude a algo sistémico y parte fundamental de la democracia neoliberal, se podría plantear, sin lugar a dudas, que puede haber fraude aunque haya elecciones 'limpias'. Es decir, hay fraude después y antes de las elecciones. Las estructuras políticas del neoliberalismo permiten el fraude y la corrupción en muchos otros ámbitos: económico, social, y político. La democracia neoliberal es una democracia para la oligarquía solamente; para el pueblo, el sistema representa un autoritarismo.
 
La forma en que se expresa y legitima el neoliberalismo en México es a través de una democracia de baja intensidad (DBI). La supuesta 'transición democrática' realmente fue un cambio de forma de gobernar por parte de la oligarquía: de un sistema unipartidista estatal capitalista a un sistema pluripartidista neoliberal. Para muchos, los tres partidos principales, el PRI, el PAN, y el PRD, representan casi lo mismo; ninguno de estos (al menos a nivel cupular) representa una alternativa al neoliberalismo. Y, si se reconoce el sistema neoliberal como anti-democrático y autoritario (donde la oligarquía financiera y la burguesía son quienes mandan), y si no hay una verdadera alternativa a él, se vive un fraude democrático constantemente porque el proceso en su totalidad es fraudulento.
 
Dos ejemplos, uno de fraude económico y político, podrían ayudar a señalar el fraude sistémico que tiene lugar en México actualmente. En el caso económico, se puede estudiar la deuda pública. Existen estructuras bancarias que favorecen a prácticas corruptas por parte de la oligarquía. Esta clase tiene la potencia de artificialmente crear riqueza y pobreza. Un miembro de la oligarquía puede declarar que necesita un préstamo para emprender un negocio. El banco al que acude le da un préstamo de cinco millones de pesos más o menos incondicionalmente. El prestatario 'emprende' su negocio, puede comprar una mansión o un carro de último modelo. Después, sin temor a represalias (y sin tener que devolver su capital, la casa y el carro), simplemente éste puede notificarle al banco que no le fue bien en su negocio y, por lo tanto, no va a poder pagar. Aquí, el banco (el prestamista), en colusión con el Estado, se declara en quiebra y pasa la factura, cinco millones de pesos con interés, al sector público (el pueblo) impunemente. Este es el esquema general del FOBRAPOA. Es un fraude económico mayúsculo, en otros términos a esto se le llama robo. Es un fraude porque las instituciones bancarias y las instancias gubernamentales que las administran engañaron al pueblo, de hecho lo hizo a espaldas, al pasarle una factura de la cual nunca supo y del cual otros (la oligarquía) se beneficiaron. Regularmente, se espera que un prestamista tenga la responsabilidad de pagarle, tarde o temprano, al prestatario. Así es para la mayoría de ciudadanos pero para la oligarquía existen otras reglas. Este tipo de fraude es compatible con la democracia neoliberal porque las estructuras económicas y políticas bajo dicho sistema están diseñadas para mantener a la oligarquía y empobrecer a las clases populares. La forma en que la política neoliberal se realiza, por medio de la DBI que por cierto es una manera autoritaria de gobernar, admite la permanencia de estructuras económicas injustas.
 
El segundo ejemplo tiene que ver con el fraude en el ámbito político en un esquema 'democrático-neoliberal' sin que necesariamente haya un fraude electoral. Para demostrar este tipo de fraude, es necesario considerar la forma en que funcionan las estructuras supuestamente democráticas bajo el modelo actual. El Estado mexicano representa a la oligarquía y activamente lleva a cabo una política privatizadora, excluyente, represiva y militarista. En los discursos y acciones de los partidos tradicionales (y, como consecuencia, la mayoría de sus dirigentes) hay suficiente razón para creer que se piensa privatizar a las empresas estatales de sectores estratégicos como son la luz y el petróleo. En el campo, las transnacionales han desplazado el sistema ejidal y la pequeña producción. Con esto y en segundo término, es importante mencionar que estas medidas son llevadas a cabo por decreto, sin ninguna consulta popular y muchas veces ni siquiera con un voto parlamentario. Tercero, se ha reprimido sistemáticamente al movimiento social y se ha escalado la represión y hostigamiento en las áreas rurales donde han parecido grupos guerrilleros. Evidentemente, el Estado entiende inversión social como contención social, o sea la creación de aparatos de espionaje y más cuerpos represivos. El gobierno ha optado por restarle recursos al presupuesto social y aumentar astronómicamente el presupuesto militar.

Queda claro que esta manera de gobernar 'con la constitución en la mano y con la pistola en la otra 2 muy difícilmente se le puede llamar democracia. Aquí el fraude ocurre en la misma forma de gobernar por parte del régimen, con o sin elecciones. El mismo término 'democracia' es utilizado fraudulentamente por el IFE y sus amigos de Televisa y TV Azteca cuando se reduce al simple hecho de tener varios aspirantes a la presidencia. Para las clases populares, los parámetros de participación política impuestos por el Poder son muy estrechos; los que tienen el Poder conocen que solamente funciona reprimiendo y excluyendo sistemáticamente al pueblo y recurriendo a toda la 'fuerza del Estado'.

En conclusión, aunque ha cambiado la forma de gobernar el país (de uni-partidista a pluripartidista), la relación básica enter el Poder y el pueblo, entre el Estado y las clases populares sigue siendo antidemocrática e injusta. El estado sigue privilegiando a la oligarquía y a la clase alta en general, y aún más intensamente con el sistema neoliberal. Esto nos lleva a cuestionar la naturaleza del fraude y el alcance del mismo bajo el neoliberalismo. Cuando ocurre, el fraude electoral no debe ser visto nada más como un proceso fraudulento, como un caso aislado e independiente de la forma de gobernar. Debe ser visto como parte o un sub-proceso dentro de todo un proceso político-social-económico, la 'democracia neoliberal', que en su totalidad es un fraude.3 Bajo la cobija de un supuesto 'modelo democrático' pluripartidista, la 'democracia neoliberal' es diseñada para e impuesta por la oligarquía con la aprobación pública del vecino del norte. La oligarquía ya maneja todo un vocabulario ('transición', 'gobernabilidad', 'globalización', etc.) que es reproducido fielmente por los medios de comunicación masivos para hacernos creer que ya 'hemos' alcanzado la democracia. Pero no nos podemos dejar engañar ya que este juego de términos no es nada más que una herramienta ideológica aprovechada para continuar impunemente con el 'fraude democrático' e intensificar el neoliberalismo. El sistema social actual mantiene a la oligarquía financiera y sus aliados en el poder bajo una presunta democracia formal que deja el pueblo a un lado. Como se planteó anteriormente, éste es democracia nada más para las clases dominantes, para el resto del pueblo significa un horror.
 
Entonces, bajo el neoliberalismo el fraude viene siendo algo como el 'chupacabras': no se puede ver pero aparece por todos lados: en lo político, económico, social y cultural. Diariamente se estafa al pueblo, no solo en tiempo de elecciones. Si se extiende el concepto de fraude a algo no meramente coyuntural (ejemplo: elecciones) sino sistémico (ejemplo: neoliberalismo), se podrá analizar con mayor precisión el proceso que se vive. Como se ha expuesto arriba, los mecanismos y estructuras del poder que definen los procesos de este sistema social favorecen a la oligarquía y sistemáticamente defraudan al pueblo. Así, el fraude forma parte de y sostiene al régimen neoliberal.
 
El fraude y la corrupción, en cualesquiera de sus manifestaciones, ya son partes indelebles de la democracia neoliberal. Una democracia popular con el alto nivel de participación que conlleva, una democracia en todos los ámbitos, político, social, y económico, y estructuras de poder popular que definan los procesos democráticos, extendiéndolos a otros ámbitos, ayudarían en acabar con el fraude (electoral o como sea) de una vez por todas. Que la democracia no sólo se practique cada que haya elecciones por un presidente o gobernador,... que se practique todos los días y en todos los lugares, en las colonias, en las áreas rurales, en las fábricas, en las decisiones sobre presupuestos, en las universidades...
 
NOTAS AL PIE:
1. Viene a mente la precisión de la Tesis 24 que plantea que "la libertad, la democracia y la justicia solo son plenas si se alcanzan tanto el terreno político como económico". Generalmente, en la concepción capitalista la libertad y democracia política, empero todos sus limitantes, sobresalen mientras se permite desigualdades económicas y sociales. Conversamente, en la concepción socialista (modelo soviético y chino), los pilares son la democracia social y económica, aún con sus notables imperfecciones mientras que se limita la democracia política.
2. Tomando una frase de la pelicula 'La Ley de Herodes'
3. Este punto lo discute Petras cuando plantea la 'democracia' como un instrumento del neoliberalismo. Que los neoliberales pueden tolerar procesos democráticos como elecciones siempre y cuando las relaciones de propiedad estén garantizadas de permanecer intactas. Véase "Democracia y capitalismo. Transición democrática o neoautoritarismo" por James Petras.
(Ir arriba)
EL ERPI Y LAS ELECCIONES
Reflexiones Sobre Una Tarde En El Zócalo Asoleado
 
Los sucesos del 25 de junio en el Distrito Federal fueron impresionantes. No hay otra forma de decirlo. Durante una tarde, se vieron a millares de mexicanos volcarse al centro histórico para apoyar a Cárdenas en su cierre de campaña capitalino. Entre familias, parejas, jóvenes y ancianos, al menos 200,000 se hicieron presentes libre y conscientemente para respaldar al PRD. Nosotros, como organización revolucionaria, democrática1 y popular, debemos de reconocer que, a pesar de nuestros correctos señalamientos y críticas al PRD, importantes sectores del país siguen viendo en este partido una opción y la esperanza de un verdadero cambio para el país...
Hay una serie de otros aspectos respecto al PRD y el cardenismo, y la simpatía popular de que gozan, que debemos entender y reconocer para fortalecer y mejorar nuestro trabajo político y de construcción como alternativa para el pueblo.

REFLEXIONES

Existe un hecho crítico que tenemos que aceptar. Si las elecciones se realizaran, sin distorsiones, manipulaciones ni fraude, de tal forma que realmente reflejaran la voluntad libre y consciente del pueblo, es indudable que Cárdenas sería un contendiente a la presidencia con altísimas posibilidades2. Nuestro compromiso con el pueblo no nos permite hacer a un lado, con una arrogante actitud de desprecio, este importantísimo hecho. Basándonos en esta verdad, ofrecemos las siguientes reflexiones:
 
1) La gente de amarillo que llenó el Zócalo es también nuestra gente. ¿Por qué nos atrevemos a hacer está afirmación si al preguntarles a ellos mismos sus caras expresarían espanto o confusión? Tales declaraciones deben de hacerse responsablemente y sólo luego de un sólido análisis que las fundamente.
Basamos esta afirmación principalmente en un sencillo pero socialmente profundo hecho. Primeramente, la gente que rebosó el Zócalo es aquella que quiere y busca un auténtico cambio para la sociedad. Se podría hasta decir que un gran número de ellos, si no la mayoría, desea el mismo cambio por el que nosotros luchamos. (Qué le apuesten a la opción inadecuada es otra cosa.) Segundo, se trata de personas que, en las condiciones apropiadas, lucharán activamente por este cambio. A pesar de los variados y efectivos obstáculos que existen y que pudieran impedir su participación en un verdadero proyecto de cambio, si se les convenciera que una lucha como la nuestra es necesaria para un profundo cambio y si se les presentara tal participación atractivamente, no hay razón para pensar que no se incorporarían a nuestras filas o las de otras organizaciones hermanas.
 
Ese domingo, se vio conglomerar un flujo aparentemente infinito de pueblo golpeado por el modelo neoliberal de la oligarquía. ¿Quiénes estuvieron en el Zócalo? Estudiantes, jóvenes, algunos solteros pero muchos otros también casados, algunos profesionales y otros desempleados, familias con chiquillos pero también hijos adolescentes, campesinos, indígenas y mestizos, trabajadores informales pero sobre todo de los sectores tradicionales, funcionarios acercándose a la jubilación y pensionados. Salta a la vista que es la misma gente que por su posición estructural ha perdido muchisímo en los últimos tres sexenios y hasta ven sus medios de vida amenazados. En pocas palabras, son los sectores que buscamos atraer al bloque revolucionario y anti-neoliberal, y además son los sectores que aun no conformándolo, se identifican con sus metas3.
 
Dada esta realidad, debemos de hacernos otra pregunta: ¿Cómo atraerlos a una participación activa en el bloque revolucionario? Se puede responder a esta interrogante de dos formas-identificando por un lado lo qué no se debe hacer y por el otro las tareas que sí hemos de emprender.
Lo que no debemos hacer es fácil identificar. Sencillamente, no podemos rechazarlos o ahuyentarlos. Una crítica muy fuerte de su participación y confianza en el PRD puede lograr justamente esta meta indeseable. Criticar al PRD, sus dirigentes, sus prácticas poco éticas y sus deformaciones ideológicas y programáticas sí; señalar a las bases honestas no. La cuestión es simple, si los criticamos por creer y estar en el PRD, los antagonizamos. Aunque la idea pudiera ser convencerles de las limitaciones del proyecto perredista (que ya hemos expuesto ampliamente), una crítica maldirigida podría conseguirnos su repudio hacia nuestras posturas. Se preguntarán porque una organización que dice respetar la voluntad del pueblo descarta y hasta ridiculiza sus decisiones político-estratégicas. Y probablemente no nos perciban como una organización hermana a la que ellos puedan integrarse. Es decir, que es muy posible que no sientan que haya una organización de izquierda revolucionaria para ellos. Así, el escenario es doblemente peligroso: al sentir que el PRD no les cumple pueden (a) abstenerse totalmente de la participación política; o (b) dejarse atraer por una 'opción' populista de derecha que oportunamente recoja los frutos del desencanto de la población con la izquierda. (Ambos resultados favorecen al bloque neoliberal.) Resulta obvio, por tanto, que tenemos una responsabilidad en cuanto a la canalización de la participación popular en el proyecto de transformación revolucionaria.
 
Hemos discutido lo que no debemos hacer. Pero, y ahora ¿qué sí hay que hacer? No hay una respuesta bien delimitada a esta pregunta. En términos generales, sin embargo, lo que hay que hacer es asegurar que los sectores que hoy se 'identifican' con el proyecto del PRD graviten hacia el proyecto revolucionario. Fundamentalmente, la tarea consiste en hacer que positivamente vayan viendo que nuestro camino es el correcto. Debemos criticar inteligente y constructivamente los errores y limitaciones de la estrategia del PRD y abrirle a su gente simultáneamente nuestras puertas sin criticar directamente su participación en el partido. En vez de enfocarnos en lo inadecuado de su militancia en el PRD, hemos de enfatizar lo correcto de sus principios y metas y la correspondencia de estos con nuestro proyecto. La cosa es atraerlos, no enajenarlos.
En cierta medida, la dinámica entre la base del partido y su dirección, sus decisiones y compromisos realizará la mitad de este trabajo. A la medida que el quehacer político del partido demuestre la distancia cada vez mayor de sus principios y las esperanzas de la militancia, la base se decepcionará y buscará otro camino por medio del cual alcanzar sus metas. De hecho esta dinámica era evidente aun aquel domingo amarrillo. La gente había llegado con mucho entusiasmo y expectativa. Al avanzar el día, los discursos típicos y light de los dirigentes aburrían y decepcionaban. Los asistentes querían palabras y programas combativos y populares, no los pronunciamientos huecos y estáticos (de forma y fondo) que oyeron. Si se le suma a esto la claramente perceptible falta de ética de las cúpulas del partido que se pelean puestos, se enfrentan en corrientes oportunistas que se burlan de los principios originales del partido y que se alejan cada vez más de las bases, el desencanto se multiplicará radicalmente. Al seguir desilusionándose, lo más lógico es que estos sectores primero escrutan el terreno de las izquierdas. Es allí que tenemos que estar listos y proveerles la opción que buscan. Antes de que se retiren desilusionados o que se dejen arrastrar por la retórica populista (como de hecho sucedió con la alta votación para Fox), hemos de hacernos presente en forma responsable, atractiva y eficaz.
1) Las personas y sus sectores presentes aquel día en el Zócalo son los ladrillos con los que se construirá el poder popular. Es esta la gente que se organizaría en los barrios, en los centros de trabajo, en las escuelas y en todos los centros de actividad social para estructurar democráticamente su voluntad y hacerla respetar. Son ellos los que lucharían por qué estas formas populares de organización y administración vayan restándole poder a las instituciones estatales neoliberales.
 
Esto lo decimos con certeza por el evidente deseo por un cambio que expresan y por la disposición a combatir que demuestran. No es gente que sólo busca ir a votar y luego dejar su destino en manos de la clase política. Son los que buscan una nueva forma de hacer política en que ellos sean los protagonistas directos. En pocas palabras, es el pueblo que cree y participaría en nuestra visión del poder popular.
 
Si, como advertimos en la primera observación, logramos articular una alternativa atractiva que los jale hacia el bloque revolucionario, si logramos un creciente nivel de concientización e identificación de los 'enemigos' y de las metas, la base perredista consecuente y crítica, que genuinamente busca el cambio (es decir gran parte de ese 16% que mantuvo sus preferencias electorales), pasará de ladrillos a ser los cimientos, los muros y las vigas del poder popular. Si se les proporciona un espacio para este tipo de participación, le darán cada vez menos importancia a la lucha electoral y más a la lucha de masas del movimiento social. De hecho, sus energías las invertirán en esta forma de lucha y así irá creciendo también la lucha por la construcción del poder popular.
 
Este gran número de gente (se reconoce que no estamos hablando de una mayoría de la población nacional, es más ni llega cerca-sin embargo, se trata de una buena cantidad de personas, los comprometidos, que le puede dar un impulso a esta forma de lucha, un número que en muchos otros países donde el combo neoliberal GBI-DBI ha despedazado toda esperanza de cambio por el momento, los revolucionarios sueñan con tener) demuestra que en México sí hay la materia prima para establecer un gobierno basado en el poder popular. Empero, a la medida que la gente vaya construyendo el poder popular (un proceso siempre condicionado por el desempeño y los aciertos de las organizaciones revolucionarias) la respuesta del Estado, no se hará esperar. De hecho, la represión ya es una de sus herramientas preferidas. Sólo hemos de imaginarnos la escala a la que la desplegarían cuando los esfuerzos para construir el poder popular y enfrentarlo al Estado se generalicen. Sin duda, cuando llegue el momento (si es que llega) la relación lucha de masas/social-lucha armada madurará y se consolidará.
Y es aquí donde el componente armado de nuestra estrategia asumirá un papel decisivo. Al verse enfrentado por el ejército de la oligarquía, el movimiento social necesitará de su propio ejército. No podemos dudar de qué así será. Sólo recordemos el caso Chileno y lo indefenso que se encontró el movimiento popular, plasmado en la Unidad Popular, al darse el golpe y la contrarrevolución, para recalcar esta necesidad. Bueno, al entrar la lucha a esta fase, se cristalizará la articulación de las dos formas de lucha. De este modo, se hará evidente que ambas forman parte de la misma lucha revolucionaria. Habrá más que un entendimiento táctico entre el movimiento 'civil' de la sociedad y la lucha armada que libraremos. Se tratará de una fusión estratégica (me perdonan por hacer uso del léxico de las multinacionales). Muchos seguirán en su lucha por la construcción del poder popular, trabajando estrechamente con las estructuras armadas en la lucha, y otros más pasarán a las filas de los ejércitos insurgentes del pueblo. Y así, la gente digna, crítica y progresista que hoy milita en el PRD y aun espera cambios de este partido, se convertirá en constructores del poder popular y combatientes en la guerra revolucionaria y las insurrecciones.
Las reflexiones que aquí se hacen pueden orientarnos en nuestra relación y futuras relaciones con gran parte de la militancia del PRD. Se ha visto que a pesar de las diferencias que hoy tenemos con sus visiones estratégicas, pueden y deben ser un componente integral de la lucha del bloque revolucionario. Mucho de lo observado pertenece al futuro y está escrito en tiempo condicional. Esto es así por la sencilla razón de que su incorporación al bloque revolucionario y que la articulación de la lucha que ellos pueden emprender, el movimiento de masas y la construcción del poder popular, con la lucha armada tiene todo que ver con nuestro comportamiento como organización revolucionaria y nuestras decisiones. Se plantea que estos perredistas representan a sectores que naturalmente se integrarán al bloque revolucionario y construirán el poder popular. Será nuestra responsabilidad, sin embargo, hacer lo posible y correcto para que así sea en la vida real.
 
NOTAS AL PIE:
1. Propongo acabar de una vez con el hábito de referirse solamente a las organizaciones ´legales´-abiertas como democráticas. Tal uso del término implica que nuestra organización y las demás organizaciones armadas no son democráticas y que las estructuras cupulares y centralistas de los partidos sí lo son.
2. Esta condición hipotética es bastante problemática. Si así funcionara el sistema político mexicano, lo cierto es que Cárdenas no sería el próximo presidente gracias al estatuto anti-reeleccionista. Quién sabe, a lo mejor ya hubiera triunfado la revolución en México. Los experimentos positivistas no funcionan en la vida social real. Sin embargo, podemos deducir que sin el corporativismo, la coacción del voto, la influencia distorsionante de los medios y con una discusión responsable y participativa de los programas de los partidos, las posibilidades de Cárdenas en la contienda aumentarían apreciablemente.
3. Es importante señalar que no todo era conciencia y combatividad. Algunos al parecer llegaron siguiendo los dirigentes de pequeños partidos (o corrientes dentro del PRD) que se han sumado a la Alianza por México con fines oportunistas, partidos y personajes que reproducen las prácticas corporativistas del PRI-gobierno. Otros, parecieron llegar gracias al famoso acarreo. Horas antes de que finalizara el mítin, se vieron centenares de personas esperando en los camiones estacionados lo largo de la Alameda (soñando con quien sabe qué) ya listos para irse y sin el menor interés en los discursos que se pronunciaban. (Veremos, en todo caso, que esta aparente indiferencia puede deberse a otro fenómeno.)
4. Es crítico tener en mente (y plantearlo dentro de nuestras concepciones estratégicas) que estamos tratando solo una parte, por fundamental que sea, de la ecuación. Estamos hablando de la gente que será el esqueleto del poder popular. Se trata de sectores obreros, campesinos y de colonos con fuertes tradiciones de lucha y formas de organización colectiva que no han sucumbido ante las agresiones neoliberales, efectivamente los más representados aquel día en el zócalo. El reto, por tanto, es no quedarnos con estos elementos comprometidos. Además, hay que atraer a las tareas de construcción del poder popular a los no comprometidos, los indecisos, la mayoría silenciosa por así decirlo, que carecen de bases de organización y solidaridad y que son especialmente susceptibles al canto de la sirena populista reaccionaria. Son los sectores que luchan día a día dentro de parámetros individualistas y competitivos para ganarse la (infra)vida: los trabajadores informales, los desarraigados del campo que migran y son absorbidos por la delincuencia o el otro lado, los jóvenes sin perspectivas educacionales y profesionales, en fin los más golpeados. Estos sectores demográficos son los más difíciles de jalar pero los que más crecen proporcionalmente. Además de integrar al proyecto revolucionario a los perredistas que ya están 'convencidos,' falta atraer a la gran masa amorfa, sin orientación hasta el momento, como 'relleno' activo de la estructura básica del poder popular. Es otra tarea, quizá más complicada aun que la que tratamos en el documento actual.
(Ir arriba)
Ganadores y Perdedores el 2 de julio: El proyecto neoliberal y el proyecto revoluconiario
Ante los resultados de las elecciones, se abre una discusión lógica sobre quienes fueron los verdaderos ganadores y quienes resultaron los perdedores. Muchos ya sentencian que el gran perdedor fue el PRI, seguido por el PRD, y que, además del PAN, el pueblo ganó al ejercer y emitir un claro mandato de cambio, castigando y terminando con su voto con 70 años de dictablanda o democradura del PRI. En estas reflexiones, se opina que la realidad es bastante menos obvia y también mucho más difícil y desconsoladora
.
El lunes 3 de julio, muchos, tanto de derecha como de 'izquierda' proclamaban entusiasmados la victoria del pueblo. Por fin sacamos al PRI era el jubiloso refrán. Nos leventamos y el dinosaurio, desmoronado y a la deriva, ya no estaba. Aun los que habían advertido sobre la falacia de la alternancia no pudieron ocultar su excitada esperanza. Hernández López, fiel escribán al servicio de Cárdenas, opinaba que "no sólo ha ganado [Fox], sino una inmensa mayoría del pueblo mexicano que salió a sufragar de manera excepcional." Sorprende menos la celebración de Monsiváis en Televisa quien afirmaba que "quien ganó fue el pueblo y calificó de 'desbordante' el entusiasmo y la afluencia en las casillas de la ciudadanía." Se regocijaba, con la astucia de siempre, junto a los ciudadanos triunfantes, con la derrota del PRI: "Me parece maravilloso... bienvenidos a la oposición." José Blanco emitió el juicio más categóricamente triunfal (¿triunfalista?): "La sociedad ahora impera y en la jornada electoral experimentó, intensamente, la conciencia de su poder incontestable... Fueron los medios de comunicación, como parte sustantiva de la sociedad civil... los que ... convirtieron en hecho aprehensible por la conciencia, la buena nueva para la sociedad, acerca de lo que la sociedad misma había hecho: el cambio del poder del siglo." Si le creyéramos a estos intelectuales de 'izquierda', en México ya llegó la democracia, la gente ya es dueña de su destino y los medios de comunicación se han convertido en un pilar de la nueva sociedad democrática.
La realidad dista enormemente de estos pronunciamientos sin claridad y serenidad. El pueblo no optó por el cambio y el sufragio tiene poco de transformador. Los resultados no dan razón para el entusiasmo a pesar de la 'caída' del PRI. La sociedad no es hoy más democrática que en junio y mucho menos se ha efectuado 'el cambio del poder'
.
Decir que el PRI es EL gran perdedor resulta demasiado elemental. Es necesario analizar qué quiere decir esto y por qué fue así. La derrota del PRI tal vez no es tan sorprendente y, lo que es más, a lo mejor no es tan descalabrante. Para empezar, hay que contestar algunas preguntas: ¿Qué función cumplía el sistema PRI-Estado? ¿Por qué sería tan histórico que perdiera el PRI? ¿Por que pensamos que el PRI se iba a aferrar al poder, a como diera lugar, para evitar la derrota fatal? Es muy probable que los que pensamos esto no leímos bien las circunstancias o no supimos entender lo que estas implicaban.
Para empezar, retrospectivamente, una cosa resulta clara. Nadie le temía a una alternancia con el PAN de beneficiario. Ni el PRI, ni el imperialismo. Esto debió de haber sido claro cuando Fox recibió el apoyo de grandes medios y personalidades de negocios norteamericanos. Asimismo, debimos de haberle dado más crédito a los pronunciamientos de Zedillo en el sentido de que era el presidente de la transición. Efectivamente se dio una transición. La cosa es que no se trataba de una transición democrática sino de una transición a una administración bipartidista del Estado. Ya la mayor parte del aparato PRI-gobierno se había sometido a estas reglas del juego. Es más que seguro que el gobierno del norte había sentenciado: el fraude y los mapaches serían tolerados como hasta ahora menos contra el PAN. De hecho, en el PAN se había cultivado un fiel aliado que ya podía ser encomendado con el poder. Seguro es también que por inercia y los intereses de los cacicazgos y las instituciones antidemocráticas del PRI, muchos se opondrán a este nuevo esquema. Ya se está viendo en la 'rebelión' contra Zedillo. Lo más probable es que haya una transferencia de control partidista a estos sectores que irónicamente claman por la democracia para conservar sus prerrogativas autoritarias. Este reacomodo es perfectamente compatible con el nuevo proyecto oligárquico. Así, los sectores priistas que pretenden retroceder el tiempo no serían los decisivos. Lo importante es que las reglas del juego ya estaban dictadas y aceptadas por los que realmente importan.
Y esto fue así porque la verdadera meta de estas elecciones era de asegurar la reproducción del neoliberismo. En los últimos 20 años la misión primaria del PRI no ha sido mantenerse en el poder sino manejar, resguardar y preservar el modelo neoliberal. Hasta ahora, se había tenido que encargar el mantenimiento del sistema al partido de Estado. El PRI no era un partido que competía para impulsar su proyecto; eran necesarias instituciones cuasi-totalitarias por medio de las cuales se custodiaba el sistema a la fuerza1. Con el PRI, empero, se ponía en duda la legitimidad del sistema. La corrupción endémica y falta de transparencia en los procesos políticos que lógicamente acompañaban el sistema PRI-Estado y la reacción popular a su característica opresión amenazaba con alejar a los inversionistas y desencantar a las multinacionales, aliadas de la oligarquía. El 'cambio' entonces era necesario para la estabilidad y seguridad de los intereses de los poderosos. La tarea del PRI, que bien comprendieron y realizaron los que conducen el partido, era de ponerle una nueva fachada de rectitud al sistema. Por tanto, en estas elecciones no tenía que garantizar su permanencia en el poder sino la intocabilidad de los intereses de la oligarquía y sus socios transnacionales. Y el PRI cumplió fielmente. El PRI 'entrega' el poder con 43% de preferencias para el PAN, 36% para sí mismo y apenas 16% para el PRD. Cómo podemos decir entonces que fue el gran perdedor. Al ganar el modelo ganó la misión neoliberal del PRI.
 
Asimismo, ¿se puede anunciar al PAN como gran ganador? En cierto sentido es indudable que sí ya que Fox será el presidente y arrasaron con muchos de los otros puestos que se disputaban. Efectivamente, pasó a ser la primera e indisputable fuerza política del país inclusive en el legislativo. Pero, ¿ganó algún proyecto en oposición al del PRI? ¿Se divisa algún cambio de rumbo en las políticas sociales y económicas del Estado? En realidad, no. Las diferencias serán simples matices (en dirección reaccionaria pero con careta de honradez y eficiencia por cierto) y nada más. No sorprende entonces que los priistas, encabezados por Zedillo, a pesar de las lágrimas de Labastida, hayan aceptado tan fácil y hasta orgullosamente su derrota. En el sentido partidista, lo único que ganó fue una 'mejor' campaña, un mejor uso de la mercadotecnia para hacer que el pueblo, deseoso de un cambio, se creyera una serie de mentiras y engaños. Las mentiras y el discurso del PRI ya no convencieron-ese partido 'perdió'; las del PAN y Fox sí-aquel 'ganó'.
 
Pero el gran ganador es la tela de poderosos intereses 'inmune' a la soberanía popular que teje el gran capital2. La llegada del PAN al poder refuerza el modelo porque lo legitima. Con Fox y su discurso sencillo y directo, se pretende 'limpiar' el neoliberalismo mexicano y convencer que los parámetros democráticos liberales se respetarán. Así, se le inyectan aires frescos (además de capitales extranjeros) al modelo, reoxigenándolo. El poder político pasa de las manos de un partido de Estado a la competencia abierta con las reglas 'democráticas' claras. ¿Qué mejor para la seguridad de los inversionistas extranjeros y la estabilidad de los intereses de la oligarquía que un juego limpio, 'transparente y con las reglas claras'? Los verdaderos ganadores son la oligarquía y los intereses de las transnacionales que consiguieron un nuevo amparo de legitimidad3. Los titulares del martes 4 de julio lo dicen todo: "Euforia Financiera; $9.54, dólar al mayoreo", "La Bolsa gana 6.1%" y "Slim descarta la fuga de capitales". Los titanes lo confirman; en palabras de la directora de inversiones de Chase: "Fox es percibido como más por mercado libre que Labastida. El proceso electoral fue muy bueno... cerca de lo mejor que se podía haber esperado4." No podría ser más claro.
 
El modelo también gana por la derechización de la política electoral. No es un fenómeno nuevo en estos tiempos. En El Salvador, la ultraderecha se ha hecho dueña del ejecutivo. En Argentina, Menem se mantuvo en el poder 10 años mientras que la situación se empeoraba. Lo mismo Fujimori en el Perú pero éste piensa quedarse por 15 años. Todo esto a pesar de la creciente miseria y un grave descontento social. A pesar de lo golpeada que está, la gente empieza a percibir que en los hombres fuertes y de orden están las soluciones. No se trata de algo meramente coyuntural. Si bien es cierto que mucha gente que dio su voto al PAN lo hizo sin compromisos partidistas o obedeciendo al argumento del 'voto útil', esos mismo procedimientos son reflejo de una derechización. Cuando gran parte de la sociedad deja de creer en un proyecto y entrega su voto al mejor 'postor' del momento es cuando se arraiga la derecha. Más es así con la derecha neoliberal que en su intento por implementar la democracia de baja intensidad, ve resultados a la medida que el pueblo, atomizado, vote obedeciendo a llamados emocionales e individualizados.
 
Pero tarde o temprano (cada vez es más temprano que tarde) la gente reacciona. Asi le sucedió a Alvaro Arzú y el PAN de Guatemala. En el 95 consiguió una victoria aplastante en un país cansado de guerra, inseguridad y miseria y donde se proyectó como la alternativa. Cinco años después, la locura por el PAN se desinfló y Arzú fue inceremoniosamente reemplazado por el candidato del genocida Ríos Montt. En Argentina, la gente reaccionó más súbitamente al incumplimiento de De la Rúa. Pocos meses después de su triunfo, el pueblo paralizaba el país y el apoyo al mandatario se desplomaba. Es muy probable que Fox sufra un destino similar. Al exacerbar en vez de aliviar los problemas de la gente con la profundización del modelo neoliberal, el pueblo otra vez buscará un cambio sin querer saber de la Foximanía. Y allí estará el new-look PRI con nuevas promesas, listo para la 'alternancia'. Si los que verdaderamente detentan el poder se salen con la suya, tendremos un sistema PRI-PAN como el Demócrata-Republicana en EEUU. Pierda el PRI y gane el PAN o pierda el PAN y gane el PRI, sabremos quienes son los verdaderos ganadores.
 
Volviendo a las elecciones del 2 de julio, veamos entonces quienes son los verdaderos perdedores. Lo obvio es clasificar al PRD como el gran perdedor. Además de descender al 16%, su candidato histórico perdió seguramente por última vez (y no por que la cuarta sea la vencida). Se dice que perdió el PRD porque a la hora de la votación, apenas una quinta parte de la población vio en ese partido una opción viable y preferible. La idea es que además de una mala campaña, la gente ya no cree en la viabilidad de los ofrecimientos del PRD. La opción más apropiada fue el PAN. Pero las cosas son más complejas. La verdad es que el PRD ya había perdido. Y no perdió ante la competencia de los otros partidos; había propiciado su propio debacle.
Esto es así no por la deficiente campaña ni por ofrecer un producto caduco que la gente ya ha descartado ante mejores opciones. El PRD se ha ido cavando su propia tumba por alejarse de sus principios y combatividad originales. El PRD ha perdido progresivamente por convertirse en un partido tradicional, con todo y pugnas internas por los puestos y jugadas chuecas en elecciones internas, y por alejarse del movimiento social. Era aquí donde el partido encontraba su fuerza natural y tenía que haber sido con esta que buscaba su crecimiento y fortalecimiento. Sin embargo, ha optado por distanciarse de los planteamientos populares y la combatividad para así conseguir la aceptación de Washington y Wall Street. Al no percibirlo como la auténtica alternativa que deseaba, el pueblo a su vez se alejó, retirando su apoyo que el partido estimó eterno. Así, el PRD le abrió las puertas al PAN y se hizo cómplice de la derechización de la política electoral. Y así no sólo perdió el PRD sino, por ahora, cualquier alternativa electoral de izquierda.
 
Pero, la izquierda electoral no fue la única perdedora. Se puede afirmar que el proyecto de izquierda en general, el movimiento revolucionario y democrático en su totalidad ha sufrido una derrota. La verdad es que ante la fantasía electoral las organizaciones revolucionarias y democráticas, el bloque revolucionario en general y nosotros en particular, no supimos o no pudimos articular y montar una alternativa que trascendiera el campo electoral y que atrajera a grandes sectores de la población, elevando su conciencia y su capacidad crítica de tal forma que no se subieran al tren del espejismo conservador. Aunque las elecciones sólo sean una radiografía virtual de la realidad política del país, no se le puede ceder este terreno a la derecha conservadora neoliberal. Al ganar tan ampliamente y con tal apoyo popular la otra cara de la moneda neoliberal, mucha gente quedará con la idea de que ahora sí los gobiernos nos hacen caso y nos escuchan. Pueden descartar y hasta abandonar los esfuerzos por construir su propia y autónoma alternativa popular. Además, si bien es cierto que la victoria del PAN puede verse acompañada por una intensificación de la lucha de masas, el mandato electoral que recibió Fox se traduce en poder y este poder será ejercido duramente contra el pueblo que lucha por un cambio. Aun cuando llegue la hora de la decepción.
La 'victoria' de Fox, que en realidad es una victoria de la oligarquía y sus aliados, en los hechos representa un combate ganado por el bloque neoliberal. Con ella, la oligarquía ha dado un paso más hacia su sueño de transformar al país en un gran negocio del que es dueña y administradora y donde las clases populares, alejadas de la toma de las importantes decisiones y los importantes recursos del Estado, son los empleados empobrecidos y el gran ejército desempleado de reserva. Por tanto ¡LA DEMOCRACIA PERDIO! Con el PAN en los Pinos y el PRI sin el poder estatal, no se puede decir que se haya avanzado hacia a democracia. El modelo neoliberal que se refuerza con el traslado del poder es por su naturaleza anti-democrático. Lo que se vivió es la alternancia y sobre todo no la democracia. Veremos la consolidación del modelo excluyente actual y ningún cambio sustancial.
 
Mucha gente que deberíamos atraer nosotros al bloque revolucionario (sobre todo al desencantarse con el PRD) le dieron su apoyo a nuestros enemigos. Este hecho nos obliga a repensar una serie de cuestiones metodológicas, organizativas y 'propagandísticas'. Tenemos que encontrar formas más eficaces de llegar a la gente y hacer de la nuestra su lucha. Hay que desarrollar las formas de hacer que la gente reciba nuestros planteamientos, los entienda y se identifique con ellos. No podemos esperar hasta seis años más cuando la gente este más jodida que nunca por una sencilla razón: estar jodido no se traduce a un apoyo al proyecto revolucionario, como lo demuestran estas elecciones. Hemos de ser más propositivos y constructivos y sumar positivamente fuerzas, desde abajo, al bloque revolucionario. De lo contrario, las estrategias políticas de los neoliberales se harán sentir desastrosamente.
En estas circunstancias es irresponsable, miope y/o oportunista ostentar que el pueblo haya ganado algo con estas elecciones. Cuando los proyectos anti-populares, neoautoritarios y excluyentes desplazan a las alternativas democráticas y de cambio, es imposible encontrar resultados favorables para el pueblo. Y con estas elecciones, esto es justamente lo que ha pasado. Afirmar lo contrario es entregar sus credenciales de revolucionario ya que sólo se llegan a tales conclusiones echando al bote el análisis crítico, la herramienta esencial para la política transformadora. Los verdaderos revolucionarios tienen que entender, explicar y ofrecer formas de cambiar la realidad. La izquierda revolucionaria, electoral, armada y social, se enfrenta por lo tanto a un gran reto. Veremos si somos capaces de cumplir con nuestra misión histórica.
 
NOTAS AL PIE:
1. Dentro de este esquema, se generó un partido de Estado con sus propios intereses, más allá de la reproducción del sistema económico. Con el Estado en manos exclusivas del PRI, este partido y su gente, creó una serie de intereses propios que se manifestaban por medio de la continuidad del sistema clientelar y corporativo y las prácticas cleptocráticas. Esto explica la presunta rebelión en el PRI. Al ver sus intereses amenazados, sectores del PRI claman por una refundación y repudian el haberse alejado de los principios populistas históricas del tricolor. Pero son los mismos, cercanos al Salinismo, que apoyaron las transformaciones neoliberales de los últimos tres sexenios. La verdad es que no les preocupa mucho que la gente esté más pobre que nunca y que se esté perdiendo la planta económica nacional; les escandaliza más el voto del castigo porque este reta sus formas corruptas, pero hasta ahora protegidas, de enriquecimiento personal. Sobre el fenómeno del triunfo de Fox, ver artículo de Carlos Fazio en 'Masiosare' Jornada 09/07/00.
2. Para entender la relación que se ha ido forjando entre la oligarquía y el PAN (o el neoPAN), ver reportaje en dos partes por Carlos Fazio titulado "En gestación, un nuevo poder: la meta, el Estado empresarial" (La Jornada 26 a 29 de agosto).
3. Dejemos de lado por ahora un simple hecho que nadie ha comentado. Mientras que todo el mundo se congratula por la gran fiesta cívica del domingo, lo cierto es que más de un tercio de los empadronados no votaron. Es decir que el 46% de la votación que obtuvo Fox representa aproximadamente un apoyo del 30% de la población con derecho a voto.
4. Traducción: "El de la Coca-Cola es de los nuestros. Su triunfo (al carajo con las reglas democráticas) nos llena de alegría y nos llenará de dólares... Nos entregará PEMEX y la electricidad y asegurará nuestros intereses financieros sin riesgo de turbulencia."
(Ir arriba)
Vida Política
La vida política para una organización revolucionaria es como el oxígeno para el cuerpo humano. Es lo que da cohesión y vigor a una estructura.
Vida política son las actividades de formación, información, comunicación, estudio, planificación y análisis que permiten a los militantes y a la organización elevar su nivel político-ideológico para interpretar mejor la realidad que queremos transformar, llevar a la práctica las acciones necesarias para lograrlo en nuestro ámbito de trabajo y confrontar práctica y realidad para mejorar contínua y sistemáticamente nuestro quehacer revolucionario.
Cualquier deficiencia que se presente en este aspecto repercutirá directa e inmediatamente en el funcionamiento y perspectivas, tanto de la organización en general, como muy directamente en la estructura particular.
Pero quizá por su misma importancia y por las características que la constituyen, tiene algún grado de dificultad para desarrollarse. Por eso es importante que veamos sus componentes.
 
La vida política interna es una actividad de conjunto que debe desarrollarse con una interrelación entre sus tres factores:
 
l) El militante en lo individual.
2) La estructura orgánica o la unidad militar en su conjunto y como colectivo.
3) El aporte de la organización como orientadora y nutriente de la actividad, a través de los responsables, materiales y medios de formación e información.
 
Para que esta actividad produzca resultados aceptables y positivos -es necesario que la actitud y disposición de los tres factores estén en consonancia. Ninguno de los tres por separado da buenos frutos y hasta puede desbalancear la actividad.
 
Puede haber buenos materiales de formación, pero si no se estudian a fondo y no se discuten y analizan colectivamente no servirán de nada. Y así podríamos seguir sucesivamente haciendo combinaciones o plantéandanos alternativas que darían resultados insatisfactorios.
Ahora bien, ¿ Qué persigue la vida política? Sus dos objetivos principales son
a) llevar claridad y certeza a todos los militantes de la organización sobre el desarrollo de la lucha revolucionaria y sus perspectivas.
b) A la luz de nuestros principios, tanto de carácter ideológico como de estilo de trabajo, impulsar las tareas y planes de trabajo así como también resolver los problemas o dificultades que puedan presentarse
.
Para conseguir ambos objetivos es importante y necesario el desarrollo de varias actividades, que podríamos vivir entre las de formación y funcionamiento.
Para tener claridad y alcanzar el primer objetivo es preciso formarse e informarse de manera sistemática. Y para conseguir esto es indispensable estudiar y analizar, dando a este estudio y análisis un tiempo preferente, atención y entusiasmo.
Por supuesto que el objetivo y sentido del estudio es distinto del que se hace en los planes de estudio de educación formal. Nuestro objetivo está absolutamente dirigido en función de la revolución. la comprensión de sus fenómenos y la solución de sus problemas.
 
Por eso, no es una actividad dispersa y desordenada que lleve a la simple acumulación de conocimientos. Lo que aprendemos y estudiamos a través de la vida política tiene que ser funcional y acorde a las necesidades y objetivos que perseguimos. Asimismo, tiene que ser integral en cuanto a los elementos básicos que necesiten manejarse para compenetrarse mejor de las diferentes situaciones
.
Supone también un grado de homogeneidad en toda la actividad dentro de la organización en su contenido y orientación. Es claro que no debe de haber tantos planes de formación distintos como militantes o estructuras. Pueden darse diferentes grados de desarrollo o distintos niveles dentro de un plan general y de especialización.
 
En este campo, la organización tiene que producir los materiales necesarios y articular adecuadamente las actividades de información. Sus vehículos formativos e informativos deben tener la calidad y articulación necesaria con el objetivo central que buscamos. Pero mucho más importante es garantizar la circulación de la producción. en toda la estructura orgánica oportunamente.
Al hablar de las actividades de formación, es necesario referirse a la información. Este es un tema sobre el cual algunas veces hay diversas confusiones, que podríamos resumir en tres direcciones:
l) Quienes piensan que para el análisis y comprensión de los fenómenos es suficiente disponer de una información general periodística de hechos e incidentes
2) Quienes piensan que para poder tener claridad necesitan disponer de una información muy detallada y minuciosa sobre cada hecho.
3) Quienes creen que se puede hacer vida política de espaldas a la información cotidiana.
Como es evidente, las tres posiciones son equivocadas, pues la información por sí sola no nos dota de elementos suficientes para articularla e interpretarla. En esto hay que ser muy cuidadosos, porque es muy delicado hacer interpretaciones o dar versiones de hechos simplemente por la información que se pueda obtener, muchas veces incluso falsa o distorsionada.
 
Tampoco es preciso contar con todos los detalles para tener una meridiana claridad. Esto es indispensable para tomar decisiones, pero no debemos sobredimensionar el papel de la vida política.
 
En el tercer caso, quizás el menos frecuente, eso nos llevaría a una vida política mecánica, rutinaria y abstracta.
Valorar la necesidad de una adecuada información no nos debe llevar a concluir de ninguna manera que la vida política es simplemente un análisis de coyuntura. Es por supuesto éste un elemento importante, pero no el único.
 
Si queremos que nuestra propia visión de coyuntura sea correcta y que estemos en capacidad de comprender adecuadamente el presente, hemos de tomar en cuenta y enriquecer nuestra visión con la experiencia acumulada en nuestro propio trabajo teórico y el de otras experiencias, a fin de usarlo permanentemente en la interpretación de la realidad nacional y en la aplicación de instrumentos y análisis a las diferentes situaciones.
El segundo objetivo general de la vida política está encaminado a desarrollar y fortalecer nuestros planes de trabajo y a encontrar el mejor camino para fijarnos y cumplir metas, así como resolver los problemas de diverso tipo que puedan presentarse.
 
Hay que insistir sobre todo en el aspecto creativo y dinámico en función de las tareas que como militantes y como estructura nos toca cumplir dentro de la organización.
 
Esto supone que en el rubro de la vida política necesitamos impulsar actividades muy serias de planificación y de evaluación. Si no organizamos y planificamos adecuadamente nuestra actividad ésta tendrá indefectiblemente muchas deficiencias. Y si lo que hemos planificado y realizado no lo evaluamos periódicamente no tendremos oportunidad de corregir errores, de detectar insuficiencias y de mejorar nuestro trabajo como revolucionarios.
 
Nuestra concepción de vida política es lo más alejado de reuniones infructuosas o rutinarias. No es tampoco el muro de los lamentos, sino una fuente de entusiasmo.
 
Debemos mantener un espíritu y actitud permanentemente constructivos en nuestra vida política. Y ahí es necesario, un nivel de aportación serio y responsable. Es donde se pone a prueba nuestro compromiso como revolucionarios.
 
La vida política interna tiene su grandeza, una dimensión que no podemos encasillar ni esterilizar. Pero tampoco podemos hacerla anárquica. Nuestra obligación es recrearla y enriquecerla permanentemente.
 
De acuerdo con lo expuesto, es evidente que debemos impulsar nuestra vida política interna. Debemos reconocer que hay que dar pasos y desarrollar actividades en esa dirección para resolver y alimentar debidamente este vital aspecto.
 
No cabe duda que es una tarea que no se puede rezagar, pues sus implicaciones rebasan los aspectos formativos. Es un desafío que tenemos que resolver lo más rápidamente posible y que exige y requiere la participación de todos, a todos los niveles. La formación del Equipo de Vida Política (EVP), es una iniciativa importante para estimular esta tarea pero no es suficiente.
 
Por lo pronto este equipo deberá organizar y planear el trabajo de vida política y animarlo a lo largo y ancho de toda la organización.
(Ir arriba)

HACIENDO CAMINO
La Monarquía Universal
                                                                               Eduardo Galeano

(La Jornada, 22 de agosto de 2000)

Ya se desmoronó la cortina de hierro, como si fuera de puré, y las dictaduras militares son una pesadilla que muchos países han dejado atrás. ¿Vivimos, pues, en un mundo democrático? ¿Inaugura este siglo XXI la era de la democracia sin fronteras? ¿Un luminoso panorama, con algunas pocas nubes negras que confirman la claridad del cielo?

Los discursos prestan poca atención a los diccionarios. Según los diccionarios de todas las lenguas, la palabra democracia significa ''gobierno del pueblo''. Y la realidad del mundo de nuestro tiempo se parece, más bien, a una poderocracia: una poderocracia globalizada.

Día tras día, en cada país se van recortando más y más los angostos márgenes de maniobra de los políticos locales, que por regla general prometen lo que no harán y que muy rara vez tienen la honestidad y el coraje de anunciar lo que harán. Se llama realismo al ejercicio del gobierno como deber de obediencia: el pueblo asiste a las decisiones que toman, en su nombre, los gobiernos gobernados por las instituciones que nos gobiernan a todos, en escala universal, sin necesidad de elecciones.

La democracia es un error estadístico, solía decir don Jorge Luis Borges, porque en la democracia decide la mayoría y la mayoría está formada por imbéciles. Para evitar ese error, el mundo de hoy otorga el poder de decisión a los poquitos, muy poquitos, que lo han comprado.

El FMI y el Banco Mundial

En la época del esplendor democrático de Atenas, una persona de cada diez tenía derechos ciudadanos. Las otras nueve, nada. Veinticinco siglos después, es evidente que a los griegos se les iba la mano con la generosidad.

Ciento ochenta y dos países integran el Fondo Monetario Internacional. De ellos, 177 ni pinchan ni cortan. El Fondo Monetario, que dicta órdenes al mundo entero y en todas partes decide el destino humano y la frecuencia de vuelo de las moscas y la altura de las olas, está en manos de los cinco países que tienen cuarenta por ciento de los votos: Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia y Gran Bretaña. Los votos dependen de los aportes de capital: el que más tiene, más puede. Veintitrés países africanos suman, entre todos, 1 por ciento; Estados Unidos dispone de 17 por ciento. La igualdad de derechos, traducida a los hechos.

El Banco Mundial, hermano gemelo del FMI, es más democrático. No son cinco los que deciden, sino siete. Ciento ochenta países integran el Banco Mundial. De ellos, 173 aceptan lo que mandan los siete países dueños de 45 por ciento de las acciones del Banco: Estados Unidos, Alemania, Japón, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá. Estados Unidos tienen, además, poder de veto.

Las Naciones Unidas

El poder de veto significa, en buen romance, todo el poder. La Organización de las Naciones Unidas es algo así como la gran familia que nos reúne a todos. En la ONU, Estados Unidos comparte el poder de veto con Gran Bretaña, Francia, Rusia y China: los cinco mayores fabricantes de armas, que a Dios gracias velan por la paz mundial. Estas son las cinco potencias que toman las decisiones, cuando las papas queman, en la más alta institución internacional. Los demás países tienen la posibilidad de formular recomendaciones, que eso no se le niega a nadie.

La Organización Mundial del Comercio

Hay derechos que se otorgan para no ser usados. En la Organización Mundial del Comercio, todos los países pueden votar en igualdad de condiciones; pero jamás se vota. ''El voto por mayoría es posible, pero no ha sido nunca utilizado en la OMC y era muy raro en el GATT, el organismo que la precedió'', informa su página oficial en Internet. Las resoluciones de la Organización Mundial del Comercio se toman por consenso y a puertas cerradas, que si no recuerdo mal era el sistema utilizado por las cúpulas del poder estalinista, para evitar el escándalo de la disidencia, antes de la victoria de la democracia en el mundo.

Así, la OMC ejecuta en secreto, impunemente, el sacrificio de centenares de millones de pequeños agricultores de todo el planeta, en los altares de la libertad de comercio. No tan en secreto ni tan impunemente, sin embargo: hasta hace poco, nadie sabía muy bien qué era eso de la OMC, pero las cosas han cambiado desde que cincuenta mil desobedientes tomaron las calles de la ciudad de Seattle, a fines del año pasado, y desnudaron ante la opinión pública a uno de los reyes de la monarquía universal. Los manifestantes de Seattle fueron llamados forajidos, locos, despistados, prehistóricos y enemigos del progreso por los grandes medios de comunicación. Por algo será.                                                                               

(Ir arriba)

TELESCOPIO
 
El Kursk y el desmantelamiento de Rusia

El 10 de agosto, mientras que más de 100 marinos rusos esperaban inexorablemente el encuentro con la muerte en las profundidades del Mar de Barents, salió a flote la noticia de una de las peores tragedias marítimas de las últimas décadas. La oficialidad castrense rusa y el presidente Vladimir Putin guardaban misterioso silencio sobre lo acontecido a la vez que corrían el tiempo y las versiones sobre el accidente sin que las autoridades rusas aceptaran la ayuda de otros países. Cuando por fin 10 días después, aunque ya demasiado tarde, recurrieron a la asistencia de buzos noruegos, se confirmaba, además de la muerte de los 118 tripulantes del submarino Kursk, el deterioro del Estado ruso y sus antaño poderosas fuerzas armadas.

El sábado 12, días antes que las autoridades de la armada rusa reconocieran la desgracia, el submarino nuclear sufrió un accidente que provocó su hundimiento y que su tripulación quedara atrapada a 107 metros de profundidad. El Kursk participaba en un ejercicio naval de la Flota del Norte concebido como demostración de la capacidad rusa de reanudar el patrullaje y "defender los intereses de Rusia en el Mediterráneo". Por la naturaleza del ejercicio, en el que decenas de misiles y torpedos fueron lanzados, se piensa que el sumergible fue alcanzado por uno de estos o que haya sufrido, por falla técnica, una explosión al lanzar uno de sus proyectiles. Aunque la oficialidad de la Armada rusa insistió en que la causa fue una improbable colisión con otra nave extranjera que se diera a la fuga, lo cierto es que, resultado de un par de explosiones, los compartimentos delanteros del submarino se llenaron de agua causando el hundimiento.

El 16 de agosto, tras dos días de infructuosos intentos rusos de acoplar una cápsula de salvamento al submarino y persistentes ambigüedades de las autoridades rusas, éstas por fin dejaron de rechazar la asistencia foránea. Para entonces, como admitían los voceros de la armada rusa la situación era más que crítica: más de la mitad de los tripulantes habrían muerto de inmediato con la inundación original de cuatro de los diez compartimentos; ya no se oían los golpes que daban los sobrevivientes en el casco de la nave; las reservas de oxígeno se acababan. Cuando los buzos noruegos accedieron a la nave el domingo 20, logrando en un día lo que los esfuerzos rusos no pudieron en siete, confirmaron la destrucción de la proa del Kursk. Para el día siguiente, anunciaban la segura muerte de la tripulación entera. De ahí en adelante, la única interrogante sería cuándo y cómo rescatarían los cadáveres y los restos del submarino.

Pese a la gravedad de la situación, el Presidente Putin permanecía de vacaciones. Ninguna autoridad respondía (y hasta la fecha todo sigue igual) por la tragedia. No fue hasta el 22 de agosto que Putin se reunió con familiares de los marinos. Ante la angustia y la cólera de las familias, sólo supo responder, "Mi corazón está herido" y prometer una compensación equivalente a 10 años de salario por marino fallecido (la primera ayuda sumó el equivalente a 330 pesos). Pero la responsabilidad del accidente no se esclarece y nadie explica el hermetismo, las mentiras y el rechazo a la ayuda internacional, en fin la negligencia de las autoridades.

Peor aun, la tragedia del Kursk es evidencia del deterioro del Estado ruso en general. El hecho de que el submarino no llevara dispositivos de emergencia, que el programa de entrenamiento de buzos estuviera prácticamente abandonado y que la armada rusa esté sufriendo una reducción extrema (en 1989 recibió 79 submarinos, en 1998 sólo 11) es reflejo de tal desmoronamiento. Asimismo, como lo demostró el incendio que destrozó su máxima torre de comunicaciones, la infraestructura del país se encuentra en un avanzado estado de descomposición. Y es que desde 1991 la economía de la otrora potencia mundial fue desmantelada bajo presiones de EEUU y Europa occidental. Siguiendo las directrices del FMI y el BM, la planta productiva, de carácter pública y social, fue entregada a las grandes mafias dueñas del país. Los nuevos oligarcas (muchos excomunistas y ahora magnates), beneficiados por los programas de ajuste y coludidos con capital multinacional, conducen al país a la ruina mientras se llenan los bolsillos de dinero sucio. En tanto, el tejido social de Rusia está hecho tiras. Con la gran mayoría de la población viviendo en extrema pobreza, el país experimenta una tercermundialización que pone en entredicho su misma viabilidad como nación.

(Ir arriba)


Caso Cavallo: Verdugo
Vestido de Empresario

El pasado 24 de agosto, Ricardo Miguel Cavallo, ex marino argentino y ahora ex director del RENAVE, fue detenido por agentes de la INTERPOL mexicana en Cancún cuando este viajaba a Argentina. Ricardo Miguel Cavallo, alias Sérpico, Marcelo o Miguel Angel Cavallo, ahora cumple prisión preventiva en el Reclusorio Oriente en el Distrito Federal y se le acusa de terrorismo, genocidio y torturas cometidos entre 1976 y 1983, época de la dictadura militar argentina.

De acuerdo con el juez español Baltasar Garzón, el presunto genocida argentino estaría implicado en más de 350 delitos, entre ellos asesinatos, robos de bebés, torturas, desapariciones, secuestros y venta ilegal de vehículos. Durante la dictadura, Cavallo y otros militares estuvieron a cargo de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), uno de los centros de tortura. Los testimonios recientes de varias víctimas de la tortura y la esclavitud sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos en la ESMA y la actuación directa que tuvo Cavallo en estos no deja lugar a dudas que es un verdugo.

También a raíz de la detención han surgido otras historias sobre su criminalidad. Pasó de ser miembro del represivo Grupo de Tareas 3.3\2 en la ESMA a ser agregado militar en la embajada Argentina en Francia, con la tarea de mejorar la imagen de la dictadura ante la opinión internacional. Pero analistas de inteligencia también lo señalan de haber tenido lazos con la DINA de Chile en el marco de la Operación Cóndor y contactos con la CIA. En los años 80, Cavallo aprovechó la impunidad otorgada a los militares para emprender una serie de negocios oscuros vinculados al crimen organizado, como la venta ilegal de vehículos. Burlándose de la justicia y protegido por los gobiernos autoritarios de esos tiempos, Cavallo llegó a ser director de la empresa salvadoreña Sertracen (Servicios de Tránsito Centroamericano) que maneja la circulación de vehículos en ese país. Aquí en México, su empresa Talsud ganó la concesión del RENAVE el 27 de agosto de 1999.

Actualmente, el juez Garzón promueve un proceso de extradición a España. En Argentina, donde Cavallo pretendía regresar el día de su detención, las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, dictados por el ex presidente de ese país, Alfonsín, garantizan la impunidad y la amnistía a los torturadores y genocidas militares.

Evidentemente por toda América Latina, hay verdugos que gozan de impunidad y disfrutan de empresas multimillonarias. Los casos de Pinochet en Chile, Cavallo en Argentina, y Acosta Chaparro aquí en México serán pruebas de ética y coherencia para los sistemas de justicia en nuestros países. ¡No se debe dejar que extraditen a Cavallo a Argentina, eludiendo la justicia!

(Ir arriba)

PINCELADAS
Comunsentimina
 
COMUNSENTIMINA: REMEDIO CONTRA EL SUEÑO, EL OLVIDO, LA PARANOIA, LA PASIVIDAD Y LA CONFORMIDAD
(DOSIS: AL MENOS UNA AL DÍA. SI NOTA UN MEJORAMIENTO, INCREMENTE LA DOSIS. EN CASO DE PERDER O ACABAR PASTILLAS, NOTIFICARSE A SÍ MISMO Y CREAR PROPIAS. IMPOSIBILIDAD DE SOBREDOSIS.
PELIGRO: EN EXCESO PUEDE RESULTAR DAÑINO PARA LA SALUD DE LA OLIGARQUÍA.)
HISTORIAS OFICIALES
 
La Cumbre Social de las Naciones Unidas, con la participación especial del FMI y la OCDE, se ha comprometido a reducir a la mitad la pobreza mundial, es decir reducir el número de pobres de 1200 millones a 600 millones. Definen a los pobres como aquellos que viven con menos de un dólar al día (Jornada, 27/06/00). Grandiosa y noble meta. Mágica metodología. Tan es así que ahora han de congratularse las clases medias que viven con dos o tres dólares diarios. Es más, gracias a la alquimia verbal de la ONU los 40 millones de mexicanos que viven con 2 dólares al día ya no son pobres. ¡Y todavía se quejan las dizque víctimas del neoliberalismo!
 
Los datos de la OIT varían un tantito. Según este organismo, son 1500 millones los humanos que disponen de menos de un dólar por día para subsistir. (Se habían ido a la playa tres Méxicos el día del conteo de la ONU.) Agrega la Secretaría Permanente de la OIT que hay 150 millones de desempleados en nuestro planeta (Jornada, 22/06/00). Bendito sea el empleo en los tiempos de la globalización
.
El distinguido señor Wolfensohn, presidente del Banco Mundial, ha declarado con generosa alteza que tanto el BM como el FMI están aprendiendo a tratar los problemas de la pobreza desde un nuevo ángulo. A caballo (en Mercedes) en camino a Damasco (Wall Street) el jefe de este organismo que ostensiblemente existe para fomentar el desarrollo y eliminar la pobreza tuvo una edificante revelación. Recientemente dijo: "Nos hemos dado cuenta que son las personas el verdadero objetivo del desarrollo" (La Jornada, 27/06/00). Sin comentarios.

 

LOS NUEVOS MERLINES DE LA CORTE NEOLIBERAL
Los Alquimistas
 
Pero los seudo-pobres del mundo no deben de perder la esperanza. Hay indicios de que las cosas cambian, de que los cortesanos de la corte paleoliberal se democratizan y escuchan a los peones. En sus recetas económicas toman en cuenta algunas viejas sabidurías populares: para distribuir más equitativamente la riqueza y saldar los resagos sociales, hay que profundizar los programas de ajuste estructural. Es decir, el mejor remedio para los efectos nocivos de la intoxicación (popularmente conocida como 'la cruda') es echarse otra cerveza o más tequila. Los administradores de nuestra salud nos ofrecen una pronta recuperación con la medicina que mata al paciente.
 
El Matemágico
El príncipe Zedición ha decretado la necesidad de abrir el sector eléctrico a la inversión privada, especialmente al capital extranjero. Es que en los próximos 10 años, nos explica con eminente claridad de egresado de Chale, para cubrir las necesidades de la continua expansión económica, habrá falta 500 mil millones de pesos, cantidad con la que sencillamente no contamos. Mientras, defiende como prioridad imprescindible la destinación de un billón (es decir un millón de millones-son 12 ceros) de pesos (que saldrán de nuestros bolsillos y los estómagos de nuestros hijos) para rescatar a los bancos de sus operaciones sucias y delictivas. (Rápido, envíenle un ábaco al gran estadista; no, mejor que sea una calculadora made in yuesei para que el muy listo sepa manejarla.)
 
Las modelos también pueden ser bellas
Debida y justificadamente, se escuchan las combativas voces de repudio e indignación que piden verdad y justicia tras las capturas de genocidas como Olivera y Cavallo. Pero a la par de los casos de estos demonios torturadoes y sus viles historiales de lesa humanidad espeluznantes, se esconden verdes historias de bellaza y humanidad exuberantes.
 
Jorge Olivera, que ahora se dedica a la defensa legal del gorillaje argentino, fue detenido, entre otros crímenes, por el secuestro, violación y asesinato de Marie Anne Erize Tisseau.
 
Marie Anne, argentina-francesa, era una hermosa joven que había ganado concursos de bellezas y alcanzó cierto éxito como modelo. Pero, ante la barbarie de la dictadura, dejó atrás las luces de la vida de vedette y optó por el resplandor de la lucha por la democracia y la justicia. Junto a su compañero (ahora desaparecido) se hizo guerrillera Montonera, cambiando el maquillaje y la alta sociedad por los fusiles y las villas miserias. Su reconocido atractivo llegó a obstaculizar sus tareas clandestinas pero Marie Anne, musa de Serrat, asumió su nueva responsabilidad con ejemplar dedicación. Como pocas otros modelos, fue un bellísimo ser humano.
Bandido
(Ir arriba)
Hombre color de barro
 

g_poema.jpg (12594 bytes)

¡CAMPESINO!
¡Ah no llores!
Tu gemir llega a la sierra.
Lloro porque no tengo,
ni un pedacito de tierra.
¿Quieres tu tierra?
¡Pues lucha
que nada ganas llorando!
Dices que nadie te escucha!
¡Ya no sigas implorando!
Hermano,
ya estoy cansado
de tanto luchar en vano.
¿Qué es lo que pides?
¡JUSTICIA!
¿Qué es lo que quieres?
¡LA TIERRA!
Hombre color de barro,
ya no cantes tus quimeras;
coge el fusil y el machete
y vete pronto a la guerra.
Hombre de manos callosas,
ya no cantes tus tristezas;
defiende ya tus derechos
aunque ruede tu cabeza.
Ya no dejes que te humillen
porque usas calzón de manta
y has que tus pupilas brillen
con la luz de la esperanza.
Monta tu cuaco retinto,
y hazle una zoga a la reata,
y con tu machete al cinto
grita ¡QUE VIVA ZAPATA¡
Será tu grito de guerra,
y que tiemblen los patrones;
tú lucharás por tus tierras,
castigando a los ladrones.
Hombre de color de barro
ya no dejes que te humillen;
antes de seguir esclavo,
¡más vale que te acribillen¡
¡Tus hijos que desnutridos,
y que flaca está tu esposa¡
¿Por qué si riegas la tierra
con tu sudor y tu llanto.
Y la semilla que entierras
la vez nacer con tu canto?
¿Por qué, si ves tus sembrados
alegres como una feria,
después te miro cansado,
y con la misma miseria?
¿Por qué sigues siendo esclavo,
aunque son tuyas las tierras?
Porque te siguen robando...
Por eso: vete a la guerra¡
Hombre de color de barro,
Yo no se lo que te pasa;
¿Por qué soportas el yugo
si ya es libre nuestra raza?.
Tus caudillos ya murieron
todos muertos a traición
más con su sangre te dieron
un himno de redención.
¿Quieres tu tierra?
¡Pues lucha, que nada ganas llorando!
que nada ganas llorando!
dices que nadie te escucha;
¡Ya no sigas implorando!
Que rompa ya sus cadenas
tu alma morena y sencilla,
y se conviertan tus penas
en abundantes semillas.
Que cuando brote la aurora
te encuentre siempre sonriente,
y a la voz de tus verdugos:
alces altivo tu frente.
Ya no dejes que te humillen
¡HOMBRE DE COLOR DE BARRO!
¡Eres libre no un esclavo
eres cristal, no guijarro!.
Vive en paz si te respetan,
más si te quitan tu tierra;
¡COGE EL FUSIL Y EL MACHETE,
Y VETE PRONTO A LA GUERRA!
Profr. Natalio Valbuena Parra
(Ir arriba)
Del amor y la revolución: Tácticas y Estrategias líricas
 

g_amor.jpg (8455 bytes)

Táctica y Estrategia
Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos
mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible
mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé como ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en voz
mi táctica es
ser franco
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos
mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé como ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.
(Los Personajes-Martín Salomé)
 
Todo Verdor
Todo verdor perecerá
dijo la voz de la escritura
como siempre
implacable
pero también es cierto
que cualquier verdor nuevo
no podría existir
si no hubiera cumplido su ciclo
el verdor perecido
de ahí que nuestro verdor
esa conjunción un poco extraña
de tu primavera
y de mi otoño
seguramente repercute en otros
enseñe a otros
ayude a que otros
rescaten su verdor
Por eso
aunque las escrituras
no lo digan
todo verdor
renacerá.
(Los Personajes-Martín Salomé)
 
Credo
De pronto uno se aleja
de las imágenes queridas
amiga
quedás frágil en el horizonte
te he dejado pensando en muchas cosas
pero ojalá pienses un poco en mi
vos sabés
en esta excursión a la muerte
que es la vida
me siento bien acompañado
me siento casi con respuestas
cuando puedo imaginar que allá lejos
quizá creas en mi credo antes de dormirte
o te cruces conmigo en los pasillos del sueño
está demás decirte que a esta altura
no creo en predicadores ni en generales
ni en las nalgas de miss universo
ni en el arrepentimiento de los verdugos
ni en el catecismo del confort
ni en el flaco perdón de dios
a esta altura del partido
creo en los ojos y las manos del pueblo
en general
y en tus ojos y tus manos
en particular.
(De Otros Diluvios)
Mario Benedetti
Poemas de Otros (1974)
(Ir arriba)

PASEOS POR EL TIEMPO

13 DE SEPTIEMBRE

La invasión norteamericana de 1847 culminó, en su aspecto militar, con la toma de la ciudad de México por las tropas yanquis que comandaba el general Winfield Scott. En el aspecto político se firmaron los tratados de Guadalupe, donde se declara que un poco más de la mitad del territorio mexicano pasa a ser parte de lo que hoy es Estados Unidos de América.

Hubo muchos episodios de heroísmo por parte de los defensores y otros de cobardía y franca traición.

En los primeros está el pueblo mexicano. Desde el desembarco yanqui en el puerto de Veracruz hasta la entrada a la capital del país, los habitantes más pobres se organizaron con lo que tenían en sus manos: piedras, palos, machetes, palas, etc, para oponerse a la entrada del ejército enemigo.

También se destaco por su valentía y heroísmo El Batallón de San Patricio, al mando del general John O`Reilly, integrado por irlandeses que venían con los yanquis, pero al ver que la guerra era injusta, que era de intervención, se pasaron al lado del pueblo mexicano. Ellos fueron considerados como traidores por los norteamericanos y al final de la guerra fueron capturados, marcados con la "D" (desertores) y fusilados.

En aquel entonces, México estaba gobernado por el general Antonio López de Santa Anna, quién jugo un papel de traidor a sueldo de los invasores. Por sus ordenes tontas y actitudes de sabotaje con el ejército mexicano, hizo que varias de las batallas se perdieran como en el caso de la Batalla de Churubusco donde los mexicanos fueron derrotados porque recibieron municiones de otro calibre al que usaban sus armas. En el exconvento de Churubusco se les agotó el parque y suspendieron el ataque por órdenes del general Pedro Anaya, el general norteamericano Twiggs, desconcertado entró con una bandera blanca, les preguntó dónde estaban las municiones y Anaya respondió: "Si hubiera parque, no estaría usted aquí".

El 13 de Septiembre de 1847, calló derrotado el Colegio Militar, el Castillo de Chapultepec. Sin embargo algunos de los cadetes de entre 13 y 20 años de edad, combatieron al enemigo hasta la muerte, a pesar de que, antes del ataque, el director del colegio, el general Monteverde, ordenó a todos los cadetes marcharse a sus casas, estos valientes que ahora conocemos como Los Niños Héroes fueron: Juan de la Barrera, Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca, Vicente Suárez, Francisco Márquez y Juan Escutia, quien se lanzó al vacío envuelto en la bandera para que esta no cayera en manos del enemigo.

(Ir arriba)


16 DE SEPTIEMBRE

La noche del 15 de Septiembre de 1910, el cura de la parroquia de Dolores, Miguel Hidalgo Y Costilla sonó las campanas fuertemente llamando a todo el pueblo a luchar contra los Españoles que en ese tiempo nos tenían dominados ya durante 300 años.

Indios, mestizos, criollos, todos participaron en esta lucha por la independencia de nuestro país que empezó a organizarse desde antes por personajes como: Ignacio Allende, Juan Aldama, Leona Vicario, Miguel Hidalgo y Josefa Ortiz de Domínguez, esposa del corregidor de Querétaro. Ella, al enterarse que la conspiración había sido descubierta, mandó avisar a sus compañeros, pese a que su esposo la había dejado encerrada en su casa. Josefa, golpeando el piso con su zapato, logro ser escuchada y dar el aviso.

Así empezó esta lucha y en pocos meses Hidalgo ya formaba un ejercito de más de 50,000 hombres que avanzaban hacia la ciudad de México. A sus fuerzas también se le unió otro cura, José María Morelos y Pavón, quién fue nombrado por Hidalgo su lugarteniente. Su tarea fue insurreccionar el sur del País.

La lucha se extendió a gran parte del país, se tomaron ciudades muy importantes como Guanajuato, Acapulco, Cuautla, etc. En todas las batallas fue decisivo para el triunfo el alto valor con que peleó el pueblo y sus dirigentes como: Mariano Matamoros, Nicolás Bravo, Hermenegildo Galeana, Vicente Guerrero, el internacionalista Javier Mina que siendo español supo entender la situación de nuestro país y defender con valentía los ideales de la guerra de independencia. Pero aún con todos estos esfuerzos, tal vez por errores de visión y decisión por parte de los mandos estratégicos y por la muerte de varios de los principales dirigentes, la independencia se consumó sin vencer totalmente. Se firmaron los acuerdos de paz pero no se alcanzó la libertad verdadera. En Los Sentimientos de la Nación, escritos por Morelos, se declara que México es un país libre y soberano, y que sus riquezas como la tierra, minerales, campos y aguas no pueden ser explotadas ni saqueadas por extranjeros. En la ciudades tomadas por los insurgentes se cumplían estos principios y se abolía la esclavitud, pero ya consumada la independencia estas demandas no se cumplieron del todo.

Posteriormente vivimos bajo el dominio del dictador Agustín de Iturbide y en la actualidad nuestras riquezas y recursos minerales siguen siendo saqueados y los esclavos seguimos existiendo pero ahora nos llamamos campesinos, obreros, trabajadores jornaleros y asalariados excluidos y marginados por este régimen neoliberal.

A más de 150 años de la guerra de intervención norteamericana, nuestra soberanía sigue herida. Las políticas estadounidenses están metidas hasta los huesos de nuestro país.

La mayoría de los presidentes mexicanos han abierto las puertas de par en par, para que todo aquel extranjero rico o empresas transnacionales que quiera venir a "invertir" robar y apoderarse de empresas estratégicas de nuestra economía, lo haga fácilmente y pagando impuestos muy bajos. Así, el imperialismo explota al pueblo mexicano, haciéndonos trabajar mucho, pagándonos un salario de miseria y llevándose al extranjero lo mejor de nosotros, nuestras riquezas. Bien dice el dicho: "pobre de México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos".

(Ir arriba)

MEGÁFONO
 
Un intercambio y un llamado a contribuir
Y a Proponer el nombre de este boletín

Pedro: Oye, ¿a poco el ERPI ya tiene una revista?

José: Parece que sí, pero esos cuates, ¿qué onda con ellos, todavía están de pie?

P: Pues, por lo visto, le están echando muchas ganas.

J: No sé tú, pero a mi me gustó ese rollo de la comunsentimina.

P: A si. Pues además yo estoy de acuerdo con su postura con respecto al diálogo con este mal gobierno, aunque tengo mis reservas.

J: Pero, ¿cómo les podemos hacer llegar una carta?

 

(Pasaba en ese momento Un militante del ERPI que escuchó este intercambio)

Militante: Pues miren compas, hay básicamente dos maneras de hacernos llegar correspondencia. Primero, si eres militante, puedes hacer llegar tus escritos a través de tu estructura. Y si no eres militante, no hay bronca, siempre puedes aportar, nada más envíanos una carta a nuestro búzón electrónico: erpi@tierra.ucsd.edu.

J: Entonces, ¿qué tipo de escritos se pueden mandar, observaciones, testimonios, qué?

M: De todo. Pero lo que sí nos urge en estos momentos son propuestas para el nombre de este boletín así que envíenos ideas. Nuevamente, puedes hacer llegar tus propuestas para el nombre a través de tu estructura o el buzón electrónico.

P: ¿Entonces ustedes también le entran a lo del internet?

M: Claro que sí, incluso tenemos nuestra propia página, http://tierra.ucsd.edu/erpi. Mano, si no lo hacemos, nos rezagamos.

J: Yo ya visité la página, está padre pero le falta más imágenes.

M: Pues sí le falta muchos detalles pero poco a poco.

P: Volviendo a esta revista, si les mandamos una carta, crítica o comentario, ¿a poco la publicarán?

M: Claro. Aquí de lo que se trata es de democratizar la información y lo que cuenta es la participación del pueblo.

P y J: Gracias por la información.

M: Al contrario, compañeros. Nos estamos viendo y recuerden, ¡Siempre adelante!

(El militante se retira rápidamente del escenario. Los dos amigos siguen platicando.)

(Ir arriba)